Home Noticias 100 Días de Trump. El muro se derrumba antes de ser construido

100 Días de Trump. El muro se derrumba antes de ser construido

SHARE

Fue su principal promesa de campaña. Mañana, Donald Trump cumple 100 días como presidente de Estados Unidos y el muro ni siquiera está en el horizonte.

La construcción, que ha alterado a los diputados de aquel país y que ha tensado la relación con México rebasa todos los presupuestos proyectados. No hay dinero. El muro, este año, no va.

De la mano a una propuesta que de tajo corta la frontera, ha sido la amenaza de expulsar a los migrantes. Incluso a quienes tuvieron la anuencia de la pasada administración para permanecer en Estados Unidos y continuar sus estudios.

Cacería” de indocumentados, sin deportaciones masivas como prometió
El diplomático Eduardo Roldán Acosta recordó que los migrantes mexicanos establecidos en el vecino país del norte son alrededor de 36 millones, de primera, segunda y tercera generación. Y de ellos solo cuatro millones no tienen documentos, aportan económicamente ocho por ciento del PIB a la economía.

Según sus datos, la diáspora mexicana en Estados Unidos tiene más de medio millón de empresas: pequeñas, medianas y grandes que contribuyen en total con más de 17 mil millones de dólares anuales a la economía estadunidense.

Pero esta etapa de  la relación México-Estados Unidos de incertidumbre “nos debe permitir establecer nuevas políticas de diversificación de nuestras relaciones económicas, políticas, sociales y culturales y mirar hacia África, Europa, Asia y América Latina”, afirma convencido el internacionalista y diplomático Eduardo Roldán Acosta.

Por separado, el subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Humberto Roque Villanueva, dijo que México recibe en su casa a través el programa “Somos Mexicanos” a los connacionales repatriados de Estados Unidos en 11 puntos de la franja fronteriza y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, con acciones de salud inmediata y durante seis meses a través del Seguro Popular y con acceso a las 18 Bolsas de Trabajo más importantes del Consejo Coordinador Empresarial.

También se cuenta con el apoyo de todas las Agencias de Seguridad Privada del país. “Se acaban de contratar 11 o más repatriados en la Riviera Maya, en el Circo Du Soleil”, precisa.

Además, se les extiende la constancia de repatriación que incluye la CURP y con ella, todos los beneficios sociales de la política mexicana y su acceso al trabajo remunerado. “En suma, se les dan todos los elementos propios de la identidad. También se le entrega un teléfono celular y una dirección”.

Refirió en entrevista: “Todos ellos necesitan unos días para quitarse un poco el trauma de la deportación. Hemos detectado que aproximadamente una semana o 10 días después hablan al Instituto Nacional de Migración, al programa “Somos México” y se establece una comunicación tipo Bolsa de Trabajo, en el que exponen sus experiencias laborales”.

Este programa, que originalmente era para que los connacionales repatriados se sintieran bien, se pudieran identificar y darles elementos de salud, ya se transformó en un programa de reintegración productiva, afirmó.

Manifestó: “No han aumentado las deportaciones en los 100 días del mandato del señor Trump, pese a todos los dimes y diretes. Ha habido mucho de eso y poco de efectivo; pero sí se avanza cada vez en encontrarles fuentes de empleo a los repatriados”.

Muchos dichos y pocos hechos

En los primeros cien días de Gobierno, el proteccionismo comercial, una de las grandes propuestas electorales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido utilizado como amenaza para negociar frente a socios como México, Canadá, o adversarios como China, alcanzando un éxito menor al esperado.

En campaña, Trump prometió que inmediatamente retiraría a EU del Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP) que su antecesor, Barack Obama, signó con once naciones con el fin de formar la mayor zona de libre comercio del mundo, y a tres días de su arribo a la Casa Blanca firmó la orden ejecutiva correspondiente, que es, quizás, su único triunfo anti libre comercio en poco más de tres meses.

Tras calificar en diversas ocasiones de “desastre comercial” al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá y argumentar que causó la pérdida de muchos empleos en EU porque se trasladaron a México debido a menores costos de producción, Trump también prometió que, o sacaba a su país del TLCAN o impulsaría su renegociación.

Lo que busca es que EU sea quien más gane y que el ingreso de sus productos agrícolas y manufactureros a México y Canadá mejore, por lo cual últimamente cambió el tono de su discurso, y mostró que está decidido a renegociar para lograr un mayor equilibrio de la balanza comercial de EU con México, ya que frente a la Unión Americana nuestro superávit comercial es de cerca de 60 mil millones de dólares al año.

Consideró que el muro es un distractor que no resuelve problemas, ya que de 1994 a 2006 se construyeron más de mil 125 kilómetros de ese muro y la migración continuó.

El discurso de Trump a favor de revertir los avances del libre comercio; de la integración y de la cooperación financiera, inquieta a muchos y provoca episodios de volatilidad, uno de ellos a finales de enero, cuando en México cada dólar llegó a cotizarse por arriba de 22 pesos.

Con su lema “comprar y contratar estadunidense” mantuvo amenazadas a empresas que planeaban cambiarse a México. Automotrices como GM y Ford –quien canceló una inversión de mil 600 millones de dólares en el Estado de San Luis Potosí–, prometieron nuevas inversiones en EU, pero la mayoría estaban previstas.

El miércoles pasado, cuando se dio a conocer la propuesta fiscal de Trump para fortalecer la economía de EU, también se divulgó información de que su Gobierno anunciaría el retiro de ese país del TLCAN.

La apuesta es clara: que con el plan fiscal hagan crecer la economía. “Es cierto. Estamos concentrados en potenciar el crecimiento de EU, que acabará siendo benéfico para el resto del mundo”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y aunque Trump aseguró a los Gobiernos de México y Canadá que EU seguirá en el TLCAN, también dejó claro que eso sería por ahora, lo que implica que su amenaza de retiro seguirá vigente mientras no consiga renegociar lo que a él le parezca “un acuerdo justo para todos”.

SHARE