Advertisement

Joan Rivers, quien falleció este pasado jueves en Nueva York a los 81 años, será recordada siempre por su humor ácido y por haberse convertido además en los últimos años en el azote de todas las estrellas de Hollywood en la alfombra roja conocida.

Joan Rivers, la famosa cómica y presentadora estadounidense, ha fallecido a los 81 años de edad tras una vida dedicada a la tv. Su hija daba la noticia en un comunicado tras que fuera hospitalizada la semana pasada a raíz de un paro cardiorrespiratorio durante un procedimiento rutinario.
Joan Rivers ha vestido de luto a los Ángeles, donde sus fans han dejado flores en su estrella del Paseo de la Fama, así como numerosos compañeros de profesión le han dedicado mensajes de condolencia en las redes sociales.

Advertisemen

Su humor negro y mordacidad no fueron a menos con el paso de los años, y fue temida por las celebridades por sus comentarios críticos sobre las peores vestidas de Hollywood. Comenzaba su rutina con la clásica frase de “¿podemos hablar?”, para preguntar a continuación con su voz ronca “¿a quién llevas puesto?”, para hacer referencia a los diseñadores.

Joan Rivers tampoco dudaba en reírse de sí misma haciendo humor con su falta de atractivo físico o su propia moral. “La mayor alegría en la vida de mi madre era hacer a la gente reír.

Aunque es difícil hacer eso en este momento, sé que su último deseo habría sido que volvamos a la risa pronto”, señaló Melissa, hija de la comediante que añadió que murió rodeada de su familia y de amigos cercanos.

Adiós a Joan Rivers, comediante pionera de lengua afilada y humor ácido cómico