Home Deportes Alemania conquista América y deja fuera del Olimpo a Messi

Alemania conquista América y deja fuera del Olimpo a Messi

SHARE

Por ANTONIO SERRANO

El gol de Götze en el minuto 113 de la prórroga de la final de Brasil 2014 ha hecho entrar en la historia a Alemania, y no solo por significar su cuarta estrella en el pecho, sino porque ha logrado lo que ninguna selección europea había hecho hasta ahora, levantar la Copa del Mundo en suelo americano.

Se ha hecho bueno el dicho futbolero de “el fútbol es un deporte que juegan once contra once y siempre ganan los alemanes”. La victoria de Alemania en Maracaná ha sido un hito en la historia de los Mundiales. Han tenido que pasar 19 torneos para ver a un equipo europeo levantar el título en el continente americano.

Europa vuelve a dominar el balance de victorias en los Mundiales, con diez victorias, por las nueve de equipos sudamericanos. El ya ‘tetracampeón’ del mundo se queda a un título de empatar con Brasil, además de haber sido el verdugo de la anfitriona en las semifinales con el duro 1-7.

Löw ha culminado un ciclo con jóvenes campeones en un camino que comenzó en la Eurocopa de Austria y Suiza, cuando una Alemania en pleno cambio generacional, donde emblemas como Ballack y Lehmman se combinaban con promesas como Schweinsteiger o Lahm, perdieron la final ante la que ha sido su bestia negra en los últimos ocho años, España.

Esa derrota en la Euro 2008 dejó paso a una regeneración que se culminó en el Mundial de 2010. Una joven selección alemana despuntó con su juego brillante y directo, con el estilo de la Roja como referencia, que era la selección que marcaba las pautas en el fútbol internacional, aunando a la perfección la efectividad de las victorias con el juego vistoso.

También en Sudáfrica tuvieron la desfortuna de encontrarse con España en semifinales y, de nuevo, se tuvieron que ir a casa cuando se encontraban en el mejor momento de forma. En cuartos despidieron a Argentina con un contundente 4-0. Curiosamente, cuatro años antes también despacharon a la albiceleste en los penaltis en el cruce de cuartos.

En Brasil, Joachim Löw ha vuelto a apostar por perfeccionar el estilo, juntando a jóvenes promesas como Götze o Draxler, y a jugadores asentados y entrando ya en la línea de los veteranos como Lahm y Schweinsteiger, que han cerrado un ciclo maravilloso de fútbol.

Con España fuera del Mundial a las primeras de cambio, los germanos se hicieron referentes del gusto por el balón y el toque, que perfeccionaban con la entrada de futbolistas más directos, como Schürrle.
Messi se queda fuera del Olimpo

La cara de Messi lo decía todo tras el final de la final de Brasil 2014, donde los alemanes repitieron la historia de Italia 90, para evitar que Argentina levantase su tercera corona mundial en un escenario tan simbólico como Maracaná.

El Olimpo se aleja para un jugador que estaba destinado a ser el referente del episodio final, que le debía elevar a las más altas instancias del fútbol mundial y argentino, junto al considerado mejor futbolista de todos los tiempos, Diego Armando Maradona.

Messi ha pasado por la final del Mundial sin ese ángel que tantas alegrías y noches de gloria le ha llevado ha liderar con el FC Barcelona. A sus 27 años, este debía ser el Mundial de la ‘Pulga’, el que le convirtiese en leyenda activa del balompié.

El único consuelo que le ha quedado al delantero argentino es el trofeo que le distingue como mejor jugador de Brasil 2014, algo inexplicable tras lo poco que ha aportado el jugador a su selección desde que acabó la fase de grupos.

A la próxima cita de Rusia 2018, Messi llegará con 31 años, más kilómetros en la espalda y con un futuro incierto para su combinado nacional, que se queda sin Sabella como capitán del barco. La albiceleste tiene la necesidad de ir introduciendo sabia nueva que regenere a un equipo que está en plena madurez futbolística.

Messi no ha sido el referente que necesitaba Argentina, título que ha dejado a Mascherano, un tipo de jugador más ‘canchero’ y de raza, el sistema que ha utilizado la selección para llegar a la final.

El partido que podía haber significado la guinda a la carrera del cuatro veces ‘Balón de Oro’ y alejar los fantasma de una pésima temporada con su club, se ha convertido en un episodio que le ha despojado el honor más grande del que puede presumir un jugador, ser campeón del Mundo.

Alemania conquista América y deja fuera del Olimpo a Messi

SHARE