Advertisement

Por Analía de la Llana – adelallana@losandes.com.ar

Si bien parece un cliché que se repite todo el tiempo, el efecto que produce alimentarse de manera sana, apostando a los hábitos de vida y sin dejar de darse “gustadas”, trae consigo un efecto dominó de salubridad (en primera instancia), y luego de belleza y armonía, ambas expresadas por el cuerpo “de adentro hacia afuera”.

Advertisemen

Son cada vez más los estudios que demuestran que los “alimentos anti-edad” pueden encontrarse de muchas más maneras de las que creemos: sólo es cuestión de informarse y estar atentos.

Según apunta la nutricionista Carina González, “hay alimentos denominados como anti-edad justamente por ser anti-oxidantes”.

Desde el sitio portalantioxidantes.com se puntualiza que “la evidencia científica acumulada durante las últimas dos décadas indica que, más allá de las promesas iniciales de retardar el envejecimiento, los antioxidantes, al ser consumidos bajo la forma de alimentos, tienen un importante potencial para reducir el desarrollo de aquellas enfermedades que actualmente afectan más a la población mundial (enfermedades cardiovasculares, tumorales y neurodegenerativas). Como resultado de tal reconocimiento, los antioxidantes han pasado a ser crecientemente a ser considerados por la población como ‘moléculas’ cuyo consumo es sinónimo de salud”.

– ¿Los encontramos en bebidas, por ejemplo?

– Sí. En el vino tinto, puntualmente el Malbec, por tener un antioxidante llamado resveratrol , muy poderoso a la hora de hablar de efectos anti-edad.

Propiedades del aceite

– ¿Qué pasa con el aceite? ¿Es mito o realidad su riqueza?

– El aceite de oliva, sin lugar a dudas, es muy importante y sano a la hora de pensar en opciones anti age. Igual, por ejemplo, que las nueces, ya que nos ayudan a tener un mejor funcionamiento del cerebro. Por eso se habla tanto hoy de “alimentación y cerebro”, o de “nutrición y estado cognitivo”.

– ¿Y esto qué significa?

– El estado cognitivo se emparenta con todos los procesos mentales relacionados con la memoria, el juicio y el razonamiento. Algo que tambalea si no tenemos una buena alimentación, vital para el buen funcionamiento del cerebro y para tener un buen envejecimiento.

– ¿El té verde es tan bueno, como dicen, para todo?

– Absolutamente. Se usa hace miles de años como una bebida tradicionalmente terapéutica, que promueve la longevidad y la buena salud. Es un buen antioxidante y una buena bebida para llegar bien a edades avanzadas.

Pescados y vegetales, los mejores aliados

“El salmón es gran amigo del cuerpo humano en muchos sentidos. El pescado en general lo es debido a los ácidos grasos Omega 3, y su inigualable riqueza en proteínas, algo que se potencia y se lleva al sistema inmunológico”, apunta la nutricionista Carina González.

– ¿Qué hay de los vegetales?

Radio Mitre 300*250
– La acelga y la espinaca son muy importantes, al igual que todos los vegetales de hojas verdes en general, algo que nos ayuda a proteger la degeneración macular relacionada con la edad. También se recomiendan las verduras de hoja para el buen funcionamiento del intestino debido a la cantidad de vitaminas y minerales que tienen. Las preparaciones son variadas y muy ricas para consumirlas: desde tortillas hasta suflés, o panqueques, ya sea para deportistas o personas que deseen modificar sus hábitos alimentarios. Los omelettes con verduras verdes son algo que muchos han sumado en pos del cambio de hábito, desde los más jóvenes a los más grandes. Los huevos revueltos en conjunto con las hojas verdes son muy elegidos por todos. Eso habla de una gran concientización.

– ¿Qué otros vegetales son recomendables?

– La palta y el brócoli son considerados como muy saludables. En el primer caso por los ácidos grasos, que consumidos en forma moderada y con determinada frecuencia son muy importantes. Mientras que el brócoli, por la Vitamina A. Por otra parte, el tomate es no sólo rico y versátil, sino que cuenta como una fuente rica de flavonoides, protectores del organismo.

– La leche, sobre las que hay tantos mitos, ¿es o no necesaria?

– No sólo es un mito sino que hay que entender que la leche y los lácteos en general son fundamentales por muchos motivos: nos ayudan a cuidar la masa ósea y muscular, nos brindan el calcio para prevenir la degradación de los huesos, y nos dan vitamina A, que también es necesaria. Potasio, magnesio, vitamina B12 (para el sistema cardíaco), y la vitamina K, son otros tantos de los componentes súper necesarios que la leche nos brinda para evitar (entre otras cosas) la degradación de los huesos. Definitivamente, el consumo de leche es más que necesario.

– Otros alimentos de los que se hablan son los frutos rojos…

– Son un gran alimento antioxidante y anti-edad, debido a los flavonoides, que le ayudan a las células del organismo a comunicarse más efectivamente entre ellas. Es decir que tienen una mejor recepción de la neuronas. También está comprobado por muchos estudios que los frutos rojos nos ayudan a reducir las enfermedades degenerativas del cerebro como el Alzheimer y las demencias seniles. Es un excelente alimento para hacer prevención. Las semillas como la chía, el sésamo, el lino y el girasol.

Estar mucho tiempo sentado es malo para la memoria

Pasar mucho tiempo sentado está relacionado con cambios en una sección del cerebro que es crítica para la memoria, según concluye un estudio preliminar realizado por investigadores de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), en Estados Unidos, sobre adultos de mediana edad y adultos mayores.

Los estudios demuestran que pasar demasiado tiempo sentado, igual que fumar, aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes y muerte prematura.

Los investigadores de UCLA querían ver cómo el comportamiento sedentario influye en la salud del cerebro, especialmente en las regiones del cerebro que son fundamentales para la formación de la memoria.

Investigadores de UCLA reclutaron a 35 personas de entre 45 y 75 años y les preguntaron sobre sus niveles de actividad física y el número promedio de horas por día que pasaron sentados la semana anterior.

Cada persona se había sometido a una resonancia magnética de alta resolución, que proporciona una vista detallada del lóbulo temporal medial, o MTL, una región del cerebro involucrada en la formación de nuevos recuerdos.

Los investigadores encontraron que el comportamiento sedentario es un importante predictor de adelgazamiento de la MTL y que la actividad física, incluso a niveles altos, es insuficiente para compensar los efectos nocivos del sedentarismo durante periodos prolongados.

Este estudio no prueba que sentarse demasiado provoca estructuras del cerebro más delgadas, sino que más horas sentadas se asocian con regiones más delgadas, dicen los investigadores.

Además, los autores del estudio se centraron en las horas dedicadas al sedentarismo, pero no preguntaron a los participantes si descansaron durante ese tiempo.

Los investigadores esperan seguir a un grupo de personas durante más tiempo para determinar si sentarse provoca el adelgazamiento y qué papel podrían desempeñar el género, la raza y el peso en la salud del cerebro relacionada con la postura de sentado.

El adelgazamiento del MTL puede ser un precursor del deterioro cognitivo y la demencia en adultos de mediana edad y adultos mayores.

La reducción del comportamiento sedentario puede ser un posible objetivo para las intervenciones diseñadas para mejorar la salud cerebral en personas con riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer, según los autores.