Advertisement

Una funcionaria de la Casa Blanca minimizó la oposición del senador John McCain a la nominada del presidente Donald Trump para encabezar la CIA, al decir el jueves que “no importa” lo que McCain opine porque “de todas formas ya se está muriendo”.

Kelly Sadler, una asistente especial del presidente, hizo el comentario el jueves durante una reunión del personal de comunicaciones de la Casa Blanca en la que conversaba sobre el rechazo de McCain a la nominación de Gina Haspel para ser directora de la CIA.

Advertisemen

El republicano de 81 años fue diagnosticado con glioblastoma, un agresivo cáncer cerebral, en julio de 2017. Partió de Washington en diciembre y fue operado el mes pasado debido a una infección.

Dos personas que asistieron a la reunión a puertas cerradas relataron a la Associated Press el comentario de Sadler y dijeron sentirse “ofendidas y sorprendidas” por la declaración. Ambas hablaron bajo condición de anonimato.

La Casa Blanca no desmintió la declaración, pero indicó en un comunicado que “respetamos el servicio del senador McCain a nuestro país y rezamos por él y su familia en estos momentos difíciles”.

El diario The Hill fue el primero en reportar el incidente.

Sadler no respondió a una solicitud de comentarios el jueves en la tarde.

La esposa de McCain, Cindy McCain, respondió con un tuit dirigido a Sadler: “Le recuerdo que mi esposo tiene una familia, siete hijos y cinco nietos”.

Díficil relación

McCain y Trump han tenido una relación dificil.

Durante la campaña electoral presidencial, Trump dijo de McCain: “No es un héroe de guerra. Él es un héroe de guerra porque fue capturado. Me gustan las personas que no fueron capturadas”.

McCain volvió a Washington el año pasado desde Arizona para emitir un voto decisivo en contra de la derogación de la ley de salud que buscaban los republicanos.

Trump luego le dijo a la Conferencia de Acción Política Conservadora que “a excepción de un senador, que entró a un salón a las tres de la mañana y se fue de esa manera” —y Trump mostró un pulgar hacia abajo— “hubiéramos tenido [la reforma] a la ley de salud, también”.