Advertisement

Mientras el equipo especial de la policía lo cercaba, el sospechoso de los ataques con explosivos que aterrorizaron a Austin durante tres semanas utilizó uno de sus dispositivos para hacerse estallar. Sin embargo, la policía advirtió que pudo haber dejado más bombas antes de morir, por lo que pidió a la ciudad mantenerse en alerta.

Mark Anthony Conditt, un desempleado que había abandonado sus estudios universitarios y que compró los materiales para sus bombas en una tienda Home Depot, fue rastreado por medio de videos de vigilancia, señales de teléfono celular y relatos de testigos que describieron a un cliente de aspecto extraño que hacía sus compras disfrazado, con una peluca rubia y guantes. Sus motivos siguen siendo un misterio.

Advertisemen

La policía finalmente ubicó al sospechoso de 23 años de edad el miércoles en un hotel de un suburbio al norte de Austin. Los agentes se prepararon para realizar el arresto, y una vez que la camioneta del sospechoso se movilizó, lo siguieron.

El vehículo de Conditt cayó a una zanja al lado del camino y los agentes tácticos se aproximaron. Fue entonces que detonó el explosivo dentro de la camioneta, relató el jefe de policía de Austin, Brian Manley.

La policía descubrió en su teléfono celular una grabación de video de 25 minutos, que Manley dijo que considera una “confesión” de los atentados. En el video se describen a detalle las diferencias entre los dispositivos, comentó.

“Es el clamor de un joven muy perturbado que habla sobre los desafíos en su vida”, dijo Manley sobre la grabación.

Las autoridades no señalaron de inmediato si es que Conditt actuó solo en las cinco explosiones en la capital de Texas y los suburbios de San Antonio, que causaron la muerte de dos personas e hirieron a otras cuatro.

Los investigadores difundieron pocos detalles sobre Conditt, salvo su edad y que era de raza blanca. Vecinos del sospechoso afirman que cursó sus estudios en casa. Posteriormente asistió al Austin Community College entre 2010 y 2012 pero no se graduó, de acuerdo con una portavoz de la universidad.