Advertisement

Dicha medida se da tras el reciente asesinato de un joven negro a manos del efectivo policial. Las marchas y revueltas realizadas por la muerte de Michael Brown, un joven negro de solamente 18 años abatido en agosto tras recibir al menos seis disparos directos en la localidad de Ferguson, han dado su fruto: las autoridades investigan a la Policía.

Parece que de esta forma la presión popular ha hecho efecto, y ha llevado a las autoridades norteamericanas ha investigar profundamente los sucesos ocurridos.

Advertisemen

A raiz de la muerte a tiros de un joven afroamericano desarmado por parte de un policía de Ferguson abrió el debate intenso sobre el uso de la violencia racial contra los negros de las fuerzas y cuerpos de seguridad en el país.

Información desde Washington, 4 sep (PL) Se ha anunciado que El Departamento de Justicia de Estados Unidos iniciará hoy jueves una amplia investigación intensa a la Policía Local de Ferguson, en Missouri, donde el 9 de agosto de este año un agente policial mató brutalmente a tiros a un joven de raza negro que estaba desarmado en la citada localidad. Informan desde (RadioPL) Internacional.

En Ferguson se mostraron muy molestos por este asesianto que tildaron de racista. Por este motivo, se manifestaron durante varios días por la calle de la ciudad en conta de la Policía racista.

Estados Unidos investigará a través de su Departamento de Justicia a la Policía de la localidad de Ferguson, en Missouri, por el asesinato a tiros de un joven negro. Los hechos ocurrieron el pasado 9 de agosto. El joven iba desarmado. El anuncio se ha dado a conocer hoy mismo.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos iniciará este jueves una amplia investigación a la Policía de Ferguson, Missouri, donde el 9 de agosto un agente mató a tiros a un joven negro desarmado.

La pesquisa tratará de dilucidar las prácticas empleadas por la institución en los recientes años, en particular tras la represión a las protestas generadas después de que el policía blanco Darren Wilson le propinara más de seis balazos a Michael Brown en plena calle de ese suburbio del condado de San Luis, destaca PL.

Un gran jurado local también está buscando esclarecer el trágico incidente, que provocó más de dos semanas de manifestaciones raciales y disturbios en las calles de Ferguson, y se extendió a otras ciudades norteamericanas, lo que reabrió el debate nacional sobre el trato policial a las minorías en todo el país.

El fiscal general Eric Holder visitó días después del suceso a esa municipalidad donde se reunió con los investigadores y los padres de Brown, un joven de 18 años que comenzaría sus estudios universitarios.

Además, durante este proceso serán sometidas a inspecciones comisarías policiales de otras localidades del condado de San Luis.

Observadores opinan que esta nueva investigación va mucho más allá de las circunstancias en que ocurrió el hecho, pues se examinarán las acciones de un Departamento de Policía que es predominantemente blanco a pesar de que en Ferguson el 67 por ciento de la población es afroamericana.

Esta pesquisa será independiente de otra que está en curso por la división de derechos civiles del propio Departamento de Justicia, una medida rutinaria cuando hay denuncias de violaciones sistemáticas de uso de la fuerza, prejuicios raciales u otros problemas, los cuales se incrementaron en los pasados cinco años.

Hace poco estuvo bajo escrutinio el Departamento de Policía de Albuquerque en Nuevo México, objeto de un crítico informe en abril que lo culpó de un patrón de fuerza excesiva e instó a una revisión de su unidad de asuntos internos.

Con esta investigación los vecinos de Ferguson podrán respirar más tranquilos. Los vecinos esperan que este anuncio ayude a calmar los ánimos que estuvieron alterados en las últimas semanas con protestas, manifestaciones y cargas policiales.

No cabe duda de que el profundo debate continúa, ya que hay opiniones de todos tipo relacionadas con el supuesto homicidio involuntario cometido por el policía norteamericano.

Autoridades anuncian pesquisa a Policía de Ferguson