SHARE

Las ventas de automóviles en Estados Unidos descendieron 4.7% el mes pasado, la desaceleración más pronunciada en el año y un fuerte indicio de que en 2017 llegará a su fin la racha de siete años de crecimiento en el sector.

Los ejecutivos de la industria automotriz y los analistas, que habían estado aguardando una disminución en las ventas, no vieron motivo para entrar en pánico por ello. Muchos esperan que las ventas en ese sector económico tan importante sumen 17 millones por tercer año consecutivo, la primera vez en la industria que se alcanza ese nivel.

“La demanda de vehículos ligeros sigue manteniéndose bastante bien”, dijo George Mokrzan, director de economía en el banco Huntington en Columbus, Ohio. “Ha estado descendiendo desde un nivel muy alto”.

Aun así, las ventas han bajado durante cuatro meses consecutivos, la primera vez que ocurre eso desde que la economía del país se paralizó en 2009.

Las ventas de abril sumaron sólo poco más de 1.4 millones de unidades, una cifra que se traduce en una tasa anualizada de 16.9 millones, muy por debajo del récord de 17.5 millones del año pasado. El declive de abril hizo disminuir en 2.4% las ventas en el periodo contable anual precedente en comparación con hace un año.

General Motors, Ford, Toyota, Fiat Chrysler, Nissan y Honda reportaron el martes menores ventas en Estados Unidos que en el mismo mes de 2016. De los fabricantes con más vehículos vendidos, sólo Hyundai y Volkswagen reportaron pequeños incrementos.

SHARE