Home Noticias Cameron se queda con todo y sus rivales renuncian

Cameron se queda con todo y sus rivales renuncian

SHARE

En contra de todos los sondeos, el Partido Conservador de David Cameron logró 325 de los 650 escaños del Parllamento británico en las elecciones celebradas el jueves, lo que supone la mayoría absoluta, ya que los cuatro diputados elegidos por el partido norilandés Sinn Fein previsiblemente no asumirán sus asientos, como es tradición.

“Estamos al borde de algo excitante”, fueron las palabras victoriosas de Cameron esta mañana. Este partido, siguió, “puede ahora ofrecer esperanza real al pueblo en nuestro país”. Y admitió que no esperaba que los conservadores ganaran tantas bancas.

Su ex socio en la coalición gobernante, Nick Clegg, anunció este viernes que abandona la dirección del Partido Liberal Demócrata tras el descalabro de la formación en las elecciones, donde pasó de 56 a 8 diputados.

Ha sido “el peor golpe al partido desde su fundación” en 1988, dijo Clegg, de 48 años, cuya formación era la tercera en el anterior parlamento e integró la coalición de gobierno de los conservadores.

El eurófobo Nigel Farage también presentó hoy su dimisión como líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) al no conseguir el escaño al que aspiraba en las elecciones generales celebradas este jueves en el Reino Unido.

Farage, que fue derrotado en la circunscripción inglesa de South Thanet por el candidato conservador, dijo no obstante que durante el verano considerará la posibilidad de volver a presentarse en septiembre como candidato para liderar la formación.

Todo indica que el líder laborista Ed Miliband es el siguiente en la lista en renunciar al partido laborista

Miliband anunció una comparecencia para los próximas horas, tras reconocer que su partido vivió una “noche difícil y decepcionante”.

Según las proyecciones, los laboristas habrían obtenido unos 230 escaños, muy por detrás de los 329 que pronostican para los conservadores del primer ministro.

Lo cierto es que nadie lo había pronosticado: David Cameron es el claro vencedor de las elecciones británicas y los conservadores podrán gobernar en solitario los próximos cinco años.

“Es una noche muy buena para el Partido Conservador”, afirmó en sus primeras declaraciones, que parecen modestas ante los últimos sondeos a pie de urna, que vaticinan incluso una victoria absoluta del primer ministro.

Vestido de “azul-tory” y con apariencia descansada pese a la intensa noche, Cameron anunció inmediatamente un pequeño programa de gobierno. Sus objetivos son hacer “política para todos” y mantener unido al país.

Y por supuesto, sacar adelante su gran promesa: celebrar un referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea (UE). La consulta popular podría celebrarse incluso el próximo año, uno antes de lo previsto, pronosticó el politólogo Tony Travers, de la London School of Economics.

Durante incontables actos de campaña y entrevistas, Cameron repitió incansablemente dos argumentos en las últimas semanas. El primero: sólo con ellos se mantendrá el impulso ecómico. Y el segundo: sin ellos, los escoceses tomarán el poder. La amenaza de que el Partido Nacional Escocés (SNP) ayudase a llegar al gobierno a los laboristas y después les presionase a su antojo fue calificada de “pesadilla” por la prensa conservadora.

Claramente esos argumentos funcionaron, a pesar de que Miliband no se cansó de resaltar sus competencias en materia económica y descartó pactar con los nacioanalistas escoceses. Las valoraciones personales del líder laborista fueron bastante mediocres en las encuestas. Tampoco Cameron es especialmente querido por el pueblo, pero parece que los votantes confían más en él.

(Fuente: agencias)

Cameron se queda con todo y sus rivales renuncian

SHARE