Home Deportes Canó la embarró al dar positivo en el dopaje

Canó la embarró al dar positivo en el dopaje

SHARE

Hasta ayer existía un debate interesante en el béisbol relacionado a si Robinson Canó ingresaría al Salón de la Fama del Béisbol en el futuro llevando la gorra de los Yankees de Nueva York o la de los Marineros de Seattle.

Canó sufre fractura en la mano en el duelo ante Detroit
Eso duró, por años, hasta ayer, cuando el pelotero dominicano reconoció un positivo a un medicamento prohibido en la política de dopaje de las Grandes Ligas por lo que ahora deberá cumplir con una suspensión de 80 partidos de la actual temporada que le hará un grave daño a su reputación en el béisbol.

Canó arrojó positivo al uso del diurético furosemida, el cual está prohibido en la política conjunta antidopaje de las Grandes Ligas y la Asociación de Jugadores.

El medicamento furosemida en sí no es una droga que mejora el rendimiento físico como lo hace un esteroide anabólico, sin embargo, este está prohibido debido a que suelo ser utilizado para esconder el uso de anabólicos en caso de ser sometido a pruebas de dopaje.

“La furosemida se usa para curar diversas afecciones médicas en Estados Unidos y en República Dominicana. Esta sustancia me la dio un doctor con licencia en República Dominicana para curar una dolencia médica. La verdad es que no me di cuenta al momento que me recetaron el medicamento que era uno que está prohibido. Obviamente ahora deseo haber sido más cuidadoso”, reaccionó Canó ayer mediante una comunicación escrita.

Según varios reportes, el estelar pelotero de los Marineros arrojó positivo antes de que comenzara la presente temporada y apeló la suspensión. No obstante, Canó optó por retirar la misma cuando MLB le demostró fuera de dudas que consumió el medicamento.

Pero Canó ayer intentó de justificar que el uso no fue por causa intencional.

“Nunca haría nada para romper las reglas del deporte que amo”, agregó en la declaración escrita, precisando que durante más de una década ha sido sometido a pruebas de dopaje y siempre se ha mostrado limpio de sustancias que mejoran el rendimiento físico.

Aun así, Canó tendrá por delante la complicada tarea de conseguir personas que le crean, en especial a los electores de la Asociación de Escritores de América que tienen la encomienda de elegir a los miembros del Salón de la Fama, los cuales hasta el día de hoy le han negado entrada a todo jugador que haya tenido vínculos o se haya especulado haya utilizado anabólicos en su carrera.

SHARE