Home Deportes Carrasco y Tanaka protagonizaron un juego con historia

Carrasco y Tanaka protagonizaron un juego con historia

SHARE

El venezolano Carlos Carrasco y el japonés Masahiro Tanakaconsiguieron lo que parecía imposible en la actual postemporada de Grandes Ligas: Un duelo de pitchers abridores. Y este fue uno para la historia.

Carrasco y Tanaka se combinaron para lanzar 12.2 entradas en blanco y ponchar a 14 bateadores en el partidazo que los Yankees de Nueva York ganaron 1-0 a los Indios de Cleveland el domingo en el Yankee Stadium, en el tercer encuentro de su Serie Divisional de la Liga Americana.

Con su primera victoria de la serie, Nueva York (1-2) evitó la barrida. Cleveland (2-1) intentará el lunes completar el trabajo y avanzar a su segunda Serie de Campeonato consecutiva, cuando el norteamericano Josh Tomlin enfrente al dominicano Luis Severino en el juego 4, desde las 7 pm.

Un jonrón solitario del inicialista Greg Bird contra el estelar relevista Andrew Miller en la séptima entrada fue la única carrera del encuentro en apenas la segunda blanqueada 1-0 de postemporada en el Bronx en grandiosa historia de los Yankees. La primera se produjo en el juego 1 de la Serie Mundial de 1949 contra los Dodgers de Brooklyn. De hecho, Nueva York solamente ha tenido otras cuatro victorias de ese tipo desde que debutó en playoffs hace casi 100 años.

“Tanaka estuvo brillante. Nos dio todo lo que necesitábamos y no se le podía pedir más”, dijo Joe Girardi, el manager de los Yankees, que no ganaban 1-0 en casa desde agosto del año pasado.

“Pienso que Carlos estuvo tremendo y pareció que estaba usando la adrenalina para su ventaja, tirando una buena, difícil recta y reales buenos pitcheos rompientes”, dijo Terry Francona, el dirigente de Cleveland, que no había sido blanqueado desde el 14 de julio en Oakland.

“Ese fue uno de los mejores duelos de abridores que verán, porque Tanaka, desafortunadamente para nosotros, tuvo uno de los mejores juegos que nosotros hemos visto en el año”, agregó Francona.

Entrando al partido del domingo en la noche, los lanzadores abridores tenían efectividad de 6.70 (66 carreras limpias en 88.2 entradas) en la postemporada del 2017. Severino apenas logró un out en el choque de los comodines de la Liga Americana y otros siete abridores no superaron la segunda entrada. Apenas 6 de 22 abridores tiraron al menos seis innings.

En los dos primeros encuentros de de esta serie, viernes y sábado en el Progressive Field de Cleveland, fueron bateadores libremente Corey Kluber, el principal candidato al premio Cy Young de la liga, y Sonny Gray. Kluber, el “As” de los Indios, permitió siete hits y seis carreras en 2.2 entradas, en tanto que Gray, de los Yankees, fue atacado con siete hits y cuatro carreras y apenas sacó cuatro outs.

Pero el domingo eso cambió radicalmente.

En las primeras cinco entradas, Carrasco y Tanaka se mostraron intocables, abanicando a 13 bateadores y limitando la ofensiva a tres hits. El venezolano ponchó siete con un hit, un boleto y un pelotazo. El japonés logró seis ponches y aunque permitió un hit del dominicano Carlos Santana en el segundo, obligó al siguiente bateador a conectar rodado para doblematanza.

En la cuarta entrada, Jason Kipnis metió una fuerte línea que el jardinero Aaron Judge no jugó elegantemente. El anotador otorgó triple al bateador, pese a que la bola rebotó del guante de Judge. Tanaka no se inmutó y abanicó al dominicano José Ramírez y a Jay Bruce para apagar la intentona de los Indios.

El primer hit de los Yankees contra Carrasco fue una línea limpia del curazoleño Didi Gregorius después de dos outs en la cuarta entrada. El siguiente bateador, el dominicano Starlin Castro, fue ponchado para cerrar el acto.

En el sexto, Aaron Hicks comenzó las acciones con infield por tercera base, pero Brett Gardner bateó para doblematanza al primer lanzamiento. Pero las cosas no terminaron allí.

Judge negoció base por bolas, el dominicano Gary Sánchez metió hit de terremoto al jardín central y Gregorius también fue caminado, determinando la partida de Carrasco del encuentro. El zurdo Miller, cambiado por los Yankees a Cleveland el año pasado, entró a enfrentar a Castro, quien falló con globo sin fuerza al torpedero puertorriqueño Francisco Lindor.

Carrasco terminó la noche con una línea sólida: 5.2 IL, 3 H, 0 CL, 3 BB, 7 K. 47 de sus 85 lanzamientos fueron en la zona de strike en su debut de postemporada. Ahora tiene 38 ponches y efectividad de 1.15 en cinco apariciones (temporada regular y playoffs) en Yankee Stadium.

“Carlos tuvo el tipo de actuación que duele no haber podido ayudarlo. Fue uno de los mejores juegos de la temporada”, dijo Santana.

Tanaka lo hizo mucho mejor: 7 IL, 3 H, 0 CL, 1 BB, 7 K. En su segunda aparición de playoffs en las Grandes Ligas, el derecho puso en la zona de strike 65 de sus 92 envíos. El nipón solamente ha permitido dos carreras en 12.0 entradas en postemporada. Hasta el domingo, tenía efectividad de 4.63 en cuatro salidas ante Cleveland.

En el séptimo, Bird abrió el episodio con un monstruoso cuadrangular al segundo piso del jardín derecho, su segundo consecutivo en la serie. Fue el segundo jonrón permitido por Miller (0-1) a un bateador zurdo en todo el año. El zurdo cubano Aroldis Chapman realizó un espectacular salvamento de cinco outs y 34 lanzamientos para asegurar el triunfo de Tanaka.

“Es probablemente la victoria más grande que he conseguido desde que estoy aquí. Yo vine para lanzar ese tipo de juegos y tener la oportunidad de ayudar a los Yankees en ese tipo de partidos”, dijo Tanaka, quien firmó con los Yankees por siete años y $155 millones de dólares antes de la temporada del 2014.

Tanaka, quien puede escaparse de su contrato al final de la temporada y convertirse en agente libre, tiene foja de 52-28 en cuatro temporadas en Estados Unidos, pero en su única aparición en postemporada anteriormente permitió dos carreras en cinco entradas y cargó con la derrota, en el juego de comodines del 2015 contra los Astros de Houston.

“Como un jugador, estos son los momentos en que quieres salir y brillar más. Realmente uno quiere esos partidos. Yo los tomo positivamente, por eso me pongo en posición de poder hacer lo que conseguí hoy”, dijo Tanaka.

Los Indios se quedaron cortos de conseguir la tercera barrida de su historia en postemporada. Barrieron 3-0 a los Medias Rojas de Boston en las Series Divisionales de 1995 y 2016. Nueva York nunca han sido dejados sin triunfos en Series Divisionales y las últimos veces que no ganaron un partido de una serie fue en 1980 (0-3) frente a los Reales de Kansas City y en 2012 (0-4) ante Tigres de Detroit, en la Serie de Campeonato del joven circuito.

SHARE