Home Salud Cigarrillos electrónicos: Una herramienta riesgosa para acabar con la adicción al tabaco

Cigarrillos electrónicos: Una herramienta riesgosa para acabar con la adicción al tabaco

SHARE

El uso de cigarrillos electrónicos ha crecido notablemente en los últimos años, pero por tratarse de un dispositivo nuevo, aún hay pocas evidencias científicas de sus beneficios y/o peligros.

El martes, medios locales reseñaron que Evan Spahlinger, un joven de 21 años, sufrió graves quemaduras en el rostro y cuello como consecuencia de la explosión de un cigarrillo electrónico al norte de Miami.

Spahlinger sufrió quemaduras externas e internas y daños en los pulmones, a consecuencia, probablemente, de la boquilla que se deslizó hasta la garganta y estalló de nuevo.

A pesar de que la oferta del cigarrillo electrónico presenta al dispositivo como la “simulación” ideal de un cigarrillo convencional y no emiten humo, el incidente de Evan revive una vieja polémica en relación al tema.

¿Son los cigarrillos electrónicos seguros?

En 2014, la Organización Mundial de la Salud ya advertía sobre el uso de estos artilugios. Por lo que desde miamidiario.com lo invitamos a conocer un poco más sobre los cigarrillos electrónicos, porque más allá de su potencial efecto explosivo, se habla de componentes químicos y cuando de salud se trata, ninguna medida preventiva es inoportuna.

La OMS ha presentado un informe que examina pruebas respecto a los riesgos de los cigarrillos electrónicos.

Dado que hay opiniones controvertidas respecto al uso de sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN), dentro de los cuales el formato de cigarrillo es el más popular, la OMS presenta las conclusiones sobre los riesgos sanitarios de estos dispositivos y su eficacia como recurso para dejar de fumar.

Aunque hay muy pocas evaluaciones científicas realizadas por entidades independientes, se sabe que hay grandes variaciones en los niveles de emisiones y toxicidad de los dispositivos.

Los cigarrillos electrónicos pueden administrar variables proporciones de nicotina y esta sustancia si bien no es cancerígena directamente, es la responsable de la adicción al tabaco y puede funcionar como un promotor de tumores.

Sí hay pruebas de que en niños y adolescentes así como en mujeres embarazadas, el uso de cigarrillos electrónicos podría ser perjudicial al interferir en el desarrollo cerebral y generar consecuencias a largo plazo.

A corto plazo, el uso de cigarrillos electrónicos puede causar irritación ocular y vías respiratorias provocadas por la exposición al propilenglicol, y respecto a otras enfermedades como el cáncer, dada la reciente entrada de estos dispositivos en el mercado, y el largo tiempo que tardan en desarrollarse este tipo de patologías, se desconoce el riesgo por falta de pruebas.

La OMS señala que la exposición al aerosol exhalado o lo que sería el fumador pasivo de cigarrillo electrólico, también podría sufrir riesgos al exponerse a diferentes sustancias que hasta al momento, no se han demostrado inocuas.

Como conclusión, la OMS señala que los cigarrillos electrónicos no son sólo vapor de agua, sino que incluso pueden conllevar diferentes riesgos para la salud, sobre todo, en fetos y adolescentes.

La OMS indica en su informe que hay muy pocas pruebas que evalúan la eficacia de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar, y las mismas no son suficientes para extraer conclusiones.

Si bien el uso de SEAN puede ayudar a algunos fumadores a abandonar el cigarrillo tradicional, en otros casos el cigarrillo electrónico se combina con cigarrillos convencionales, reduciendo el uso de éstos últimos, sin llegar al abandono.

Hasta la actualidad, ningún organismo gubernamental ha probado ni evaluado que el cigarrillo electrónico u otro SEAN constituya un método para dejar de fumar, por lo que se solicitan regulaciones al respecto para no confundir a los potenciales usuarios.

Incluso, se sabe por los pocos estudios al respecto, que el uso de cigarrillos electrónicos está aumentando rápidamente entre los adolescentes, quienes pueden sufrir mayores consecuencias con su uso.

En tal sentido, la OMS reclama más medidas que regulen la comercialización de SEAN y más difusión sobre lo que verdaderamente se sabe de ellos.

¿Usted qué opina? Hasta la fecha muchas compañías promueven el uso de cigarrillo electrónico como una alternativa inocua al cigarrillo convencional y una herramienta para dejar de fumar, cuando según la propia OMS, nada de eso puede ser confirmado de forma científica.

Cigarrillos electrónicos: Una herramienta riesgosa para acabar con la adicción al tabaco

SHARE