SHARE

En los próximos 60 días, todos los cubanos que permanecen de forma ilegal en Panamá podrían ser deportados.

El fin de la política Pies Secos, Pies Mojados, de Estados Unidos (que permitía a los cubanos permanecer en Estados Unidos si lograban tocar suelo norteamericano) ha resultado en cientos de cubanos varados en territorio panameño, muchos de ellos recibiendo albergue de Cáritas Panamá.

Ahora les llega la notificación que Panamá firmó un memorando de entendimiento con Cuba para su deportación. El acuerdo entrará en vigencia en tan solo 60 días. Para muchos, la medida es injusta ya que claman que dejaron la isla huyendo de una situación inhumana.

Actualmente, hay 383 cubanos albergados en Cáritas, 92 en Lajas Blancas y 24 en un albergue del Servicio Nacional de Migración.

Panamá y Cuba buscan eliminar el tráfico ilegal de migrantes y la trata de personas para garantizar un flujo migratorio regular, ordenado y seguro.

Mientras el gobierno coordina esfuerzos por remover a los cubanos, Migración se esfuerza por bloquear el reingreso de venezolanos por Paso Canoas.

Las autoridades alegan que son personas que buscan aprovecharse de la visa de turista para quedarse permanentemente o realizar actividades comerciales. Los venezolanos aseguran que solo vienen a turistear y afirman que no hay razón para que no los dejen entrar.

En total, hay más de 300 personas con nacionalidad venezolana atascadas en la frontera. Autoridades migratorias explicaron que a través de investigaciones y denuncias han descubierto que el modus operandi es salir 3 días del país y regresar con una extensión de seis meses para su estadía.

Con información de Hellen Concepción e Icard Reyes

SHARE