SHARE

Un grupo de congresistas demócratas reveló ayer que el jefe del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) está considerando dar por terminado el programa llamado DACA en septiembre si en estos meses no se logra legislar para que el programa de los “dreamers” (soñadores) sobreviva.

Instaurada en 2014 por el expresidente Barack Obama, la Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) protege a más de 700,000 jóvenes que fueron migrados a Estados Unidos de forma ilegal por sus padres cuando eran solo unos niños. Según datos del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés), hay al menos 200,000 soñadores de origen salvadoreño.

El programa ha estado en entredicho desde el día que el republicano Donald Trump tomó la Presidencia. “El segundo en el que este país llegó a la administración de Trump, todo estaba en peligro” recordó ayer ante la prensa la dirigente del Caucus Hispano, la representante Michelle Lujan.

El Caucus se encarga de abogar personalmente ante el secretario John Kelly, brazo derecho de Trump en aplicación de leyes migratorias, por el bienestar de los inmigrantes en Estados Unidos. Ayer se reunieron a puerta cerrada con el general retirado, pero dieron declaraciones públicas transmitidas en vivo.

“Desafortunadamente, no se ve muy brillante el futuro de DACA; probablemente podría llegar en septiembre a un final. Son malas noticias para los jóvenes que están trabajando arduamente en este país”, reveló el senador demócrata Robert Menéndez.

Recordó que ya existe un proyecto de ley para “trabajar juntos para pasar una reforma de migración”.

En junio, Kelly prometió mantener DACA, pero los activistas todavía no están convencidos. Fiscales generales liderados por funcionarios de Texas afirman que el programa debe terminar porque no tiene ninguna autorización de parte del Congreso.

Más de 100 deportados al día

Menéndez, de origen hispano, también abogó ante Kelly por las familias latinas que “están siendo separadas”. Desde que Trump es presidente, al menos 108 personas son puestas en vuelos para ser repatriadas a sus países de origen todos los días.

El grupo también reclamó que la mayoría de inmigrantes que son deportados a diario están sujetos a las “deportaciones rápidas”, en las que no se tiene derecho a un abogado ni a recibir ningún tipo de asesoría. En estos casos, las personas quedan con muchos vacíos de información y desconocen que pueden pedir una apelación, y así no tienen la oportunidad de presentarse ante un juez de inmigración.

Ante todos estos peligros, el Caucus sostiene que la única forma de salir de la incertidumbre en temas migratorios es alcanzar una reforma migratoria integral entre republicanos y demócratas, no solo por los “soñadores” sino por las familias mixtas, donde algunos miembros alcanzaron un estatus en condición legal y otros siguen en situación irregular.

Los políticos demócratas también recordaron ayer a Kelly que el presidente Trump no lo asignó al mando de uno de los departamentos más grandes del país para dedicarse a “separar familias”.

Hace semanas que el general retirado dijo que la agencia que dirige empezaría a buscar a los padres o “patrocinadores” de menores migrantes que lleguen solos y de forma irregular a Estados Unidos. Hace días se confirmó que esta nueva política ya está siendo aplicada y que los oficiales de Inmigración irán tras los familiares de los menores no acompañados, esto como parte de una iniciativa para desmotivar la migración irregular.

El representante Juan Vargas dijo que habló con Kelly y este le respondió que revisaría el asunto.

Vargas relató que, por ejemplo, en San Diego, estado de California, las autoridades ya están trabajando bajo esos lineamientos.

SHARE