SHARE

En Texas los indocumentados perdieron el derecho a tener o renovar el permiso de conducir en el 2011, un año ajetreado en términos legislativos por la aprobación de un paquete con más de 100 leyes antiinmigración. Dos años más tarde, el representante estatal demócrata Roberto Alonzo (aprovechando un clima más relajado respecto de las leyes vinculadas con la inmigración) impulsó una propuesta para volver a expedir las licencias, pero no convenció a los republicanos, con mayoría legislativa.

Quitarles ese privilegio ha provocado que cerca de dos millones de indocumentados conduzcan sin permiso en Texas y al menos el mismo número de personas no estén aseguradas, sucediéndose los casos de huidas tras accidentes de tránsito.

Con las elecciones cercanas, el representante Alonzo volverá a presentar en noviembre el proyecto que fue rechazado en el 2013. Esta vez confía en que los empresarios ejerzan presión sobre los republicanos para que sea aprobado. Sin embargo, la tarea no será fácil. La iniciativa necesita la mayoría absoluta en la Cámara de Representantes, que ahora dominan los republicanos 95 a 55, y mayoría de dos tercios en el Senado, donde los conservadores dominan a los demócratas 19 a 12. Aunque hay elecciones de por medio, no se esperan cambios de mayorías para el próximo periodo. Por si fuera poco, con el voto de la Cámara de Representantes y el Senado, la iniciativa también necesita el apoyo del próximo gobernador, una oficina que se disputan el republicano Greg Abbott y la demócrata Wendy Davis.

Mientras Davis, con pocas posibilidades de ganar la elección, defiende que las personas indocumentadas deben tener un permiso de conducir y un seguro; Abbott ha evadido el debate con una referencia a California, donde el Gobierno Federal tenía bloqueada hasta hace poco una norma parecida (aunque California y el Gobierno Federal ya alcanzaron un acuerdo y las licencias en ese estado se emitirán en enero del 2015).

EL DATO: En los últimos años una docena de Estados han promovido leyes que permiten a los inmigrantes indocumentados acceder a un permiso de conducir, una medida que ahora está en duda en dos de los que comparten frontera con México y que mayores índices de inmigración presentan.

Demócratas pedirán licencias para indocumentados

SHARE