SHARE

El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, informó hoy sobre un desplome “dramático” y “sin precedentes” de 40 por ciento en las aprehensiones en la frontera sur, durante los dos primeros dos meses del año, en comparación con el mismo periodo de 2016.

“Desde que la administración (Trump) implementó las órdenes ejecutivas para hacer cumplir las leyes migratorias, las detenciones  (…)  están perfilándose hacia el total mensual más bajo en los últimos cinco años”, señaló.

Aunque históricamente las aprehensiones registran un descenso de 10 a 20 por ciento de enero a febrero, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) documentó una reducción de 40 por ciento, para pasar de 31 mil 578 a 18 mil 762.

“Estas son noticias alentadoras toda vez que en el periodo del 1 de octubre de 2016 a la toma de posesión presidencial (20 de enero pasado), la CBP reportó 157 mil detenciones de inmigrantes ilegales, un aumento de 35 por ciento respecto al año fiscal previo”, añadió Kelly.

“Desde que asumió el poder el presidente Trump el 20 de enero pasado, hemos visto una caída dramática en los números”, acotó.

Kelly, quien confirmó la víspera que estudia un plan para separar a padres e hijos cuando busquen ingresar de forma ilegal a Estados Unidos desde México, sostuvo que las cifras sugieren que cada vez menos personas y sus familias corren el riesgo de viajar a territorio estadunidense.

Asimismo señaló que las autoridades estadunidenses han notado un incremento de las cuotas que cobran los traficantes de personas en la frontera suroeste del país.

“Desde noviembre de 2016, los coyotes han incrementado sus cuotas en algunas áreas en 130 por ciento, de tres mil 500 a ocho mil dólares en ciertas regiones montañosas”, apuntó.

Kelly atribuyó los incrementos de estos precios en el contrabando de personas a los cambios en la política migratoria de Estados Unidos, especialmente en la reclusión de extranjeros.

El secretario de Seguridad Nacional dijo que su oficina se mantiene comprometida a llevar a cabo la implementación de las nuevas directrices migratorias del presidente de manera justa, imparcial y humanitaria.

Sostuvo que Estados Unidos se mantendrá vigilante para responder a cualquier cambio en estas tendencias, conforme el número de cruces ilegales típicamente se incrementa entre los meses de marzo y mayo.

“Los resultados iniciales muestran que el cumplimiento de la ley importa, la disuasión importa, y el cumplimiento integral de la migración puede tener un impacto”, manifestó.

 

SHARE