Home Deportes Diez jugadores que deberían ser cambiados en el invierno por su propio...

Diez jugadores que deberían ser cambiados en el invierno por su propio bien

SHARE

Desde que terminó la Serie Mundial se ha utilizar más tinta para escribir sobre Giancarlo Stanton que sobre cualquier otro jugador. No puedo probar esto de forma empírica, pero hace sentido. Primero, Stanton ganó el JMV de la LN en una contienda que causó mucho debate antes de darse a conocer las votaciones. Entonces logró la victoria por un pelo, lo que llevó a una nueva ronda de derrame de tinta, en adición a las piezas usuales que se producen sobre los ganadores del JMV.

Encima de eso, Stanton ha surgido como la figura querida en los rumores de la temporada baja en la que no ha sucedido todavía absolutamente nada. ¿Lo van a cambiar? ¿Quién va a asumir ese contrato? ¿Podrán los Marlins recibir alivio en su nómina y prospectos de calidad en una posible transacción? ¿Aceptará Stanton irse a la Costa Oeste? Todo esto es muy divertido. Pero lo que parece estar perdido en esta oleada de rumores y especulaciones es el hecho de que, a pesar que Stanton fue una estrella tan grande y dominante en el 2017, ¿cuán grande sería si hubiese jugado para los Yankees, o los Dodgers, en esta pasada temporada?

Tampoco se trata de un aumento en la visibilidad. Stanton ha jugado en los últimos años en el Marlins Park, que en las últimas tres temporadas ha sido el entorno más complicado para anotar carreras en la Liga Nacional, de acuerdo al Manual 2018 de Bill James. Ha sido excepcionalmente difícil para los bateadores derechos de poder. Stanton no conecta muchos cuadrangulares de poca distancia, pero piensen cuál sería su total si, por ejemplo, jugara la mitad de sus partidos en el Yankee Stadium.

Todas estas especulaciones son relevantes porque parece altamente probable que Stanton va a ser cambiado, aun teniendo en sus manos el trofeo de JMV. Dependiendo de la situación, Stanton podría beneficiarse grandemente del cambio, ya sea por su nuevo estadio, el estatus de contendiente de su nuevo equipo o el tamaño de su nuevo mercado. Todo esto marca a Stanton no solo como el principal candidato a cambiar de escenario en todo el béisbol, pero es uno de los mejores en años recientes.

Existen otros. Siempre hay otros. Echemos un vistazo a los principales candidatos para cambio de escenario, y cada uno de ellos ha sido seleccionado al considerar la candidatura desde el punto de vista del jugador. Todos estos son candidatos a ser cambiados – no hemos incluido agentes libres. Por supuesto, este es un ejercicio de percepción. Es difícil entrar en la cabeza de, digamos, Alex Gordon y, por ejemplo, saber cuánto le gustaría tener una oportunidad en la corta distancia de la cerca en Atlanta.

Pero desde el punto de vista exterior, a estos jugadores les convendría un cambio de escenario. Por su propio bien.

Evan Longoria, Rays

Es difícil, porque pensé mucho en que es un jugador franquicia, parecido a George Brett, quien es mi jugador favorito de todos los tiempos. Longoria es por mucho el mejor jugador en la historia de los Rays. Su WAR de por vida de 50 (según Baseball-Reference.com) es 13.3 victorias más que cualquier otro jugador que haya utilizado el uniforme de Tampa Bay. Sin embargo, una cosa que me preocupa es que, cuando mire el Manual de Bill James, me di cuenta que Longoria tiene cero oportunidad de llegar al Salón de la Fama. De hecho, si logra tener otros cinco años más o menos buenos, incluyendo al menos una o dos temporadas a nivel de Todos Estrellas, podría comenzar a ser mencionado en la conversación.

Ahora mismo, el sistema JAWS de Jay Jaffe tiene a Longoria como el No. 21 de todos los tiempos entre los antesalistas. En las últimas cuatro temporadas, Longoria ha promediado cerca de 3.5 WAR por temporada. Cinco temporadas más como esas lo pondrían justo en el umbral de la media del Salón de la Fama para los antesalistas. Su WAR pico podría estar en la media, quizás un pelo por debajo, razón por la que una o dos temporadas grandes le ayudarían a su caso.

Sin embargo, en el libro de James, Longoria hasta ahora se queda corto en la versión revisada del monitor del Salón de la Fama, con una puntuación de 44. El sistema de monitor suma los logros individuales de un jugador tales como marcas estadísticas y reconocimiento de logros. (La puntuación de Longoria en el libro no refleja su Guante de Oro en el 2017, el que se anunció luego de su publicación). La media para un posible candidato al HOF en el monitor del Salón de la Fama es de 100, así que Longoria todavía tiene trabajo que hacer. En aras de la comparación: Si Longoria alcanza esas medias para el Salón de la Fama en el sistema JAWS, estaría en el mismo vecindario con Scott Rolen. Sin embargo, Rolen amasó 82 puntos en el monitor del HOF, lo que lo coloca en el rango general de las candidaturas en ese sistema.

Hay un par de razones por las que la candidatura de Longoria al HOF se beneficiaría de un cambio de escenario. Ambas involucran el Tropicana Field. Primero: nadie va ahí. Si a Longoria le queda un par de años grandes, le ayudaría a su caso el estar bajo un reflector más brillante. Segundo: El Trop es un estadio terrible para los bateadores derechos de poder.

Kyle Schwarber, Cachorros

Kyle Schwarber bateó apenas .211 la pasada temporada, pero puso buenos números de poder con 30 cuadrangulares. Photo by Jon Durr/Getty Images
Schwarber quizás mejore como jardinero, o quizás no, pero es difícil ver un Guante de Oro en su futuro. Mientras tanto, mientras lucha por mejorar su defensa, tiene la tarea de terminar su desarrollo en el plato, en términos de su habilidad de dejar pasar pitcheos a los que no puede hacer contacto, y mejorar ante el pitcheo zurdo. Olvídense de que pueda o no ser la mejor solución en el jardín izquierdo para los Cachorros, quienes tienen que encontrar la manera de aprovecharse de su superávit de jugadores de posición para atender sus necesidades de pitcheo abridor. Para Schwarber, sería un impulso el saber si va a estar en la alineación diaria en una situación de primera base/DH.

Jurickson Profar, Rangers

No hace mucho, Profar era el más querido de los analistas de prospectos. Ahora, ni siquiera tiene una posición definida ni un camino definido hacia un puesto titular en Texas. Profar batea de por vida .229/.309/.329 en 718 apariciones en el plato en Grandes Ligas. Aunque solo ha sido titular en 143 juegos en su carrera, ha comenzado al menos 13 partidos en seis posiciones diferentes, incluyendo el puesto de designado. Es hora de que tenga otra oportunidad en otra organización.

Miguel Cabrera, Tigres

Cabrera no tiene que hacer nada para solidificar lo que ya es un caso claro para entrar al Salón de la Fama – se ubica en el puesto No. 11 entre los inicialistas en JAWS y ya tiene 189 puntos en el monitor del Salón de la Fama. Y luego de 10 años en Detroit, quizás Miggy esté perfectamente contento con terminar su carrera en el mismo lugar a pesar que los Tigres están comenzando una reconstrucción. Aún así, a uno le gustaría ver a uno de los mejores jugadores de todos los tiempos tener la oportunidad de jugar en algunos juegos más de alto riesgo. Cumplirá 35 años justo luego del Día Inaugural de la próxima temporada, asi que todavía está en una edad en la que podría tener o dos tres años grandes adicionales.

El problema es que Cabrera viene de su peor temporada, una en la que tuvo que luchar con problemas de espalda. El diagnóstico eventual fue dos discos herniados, lo que va a asustar a los otros 29 equipos. A Cabrera le quedan cinco años y $154 millones en su contrato, más un par de opciones después de eso, según reporta. Demasiado dinero, demasiado riesgo de lesión.

Cualquier equipo que tenga en su mira a Cabrera lo haría con la esperanza de que los Tigres se queden con gran parte de ese dinero, aunque ellos todavía le están pagando a los ex jugadores Prince Fielder y Justin Verlander. En uno de los reportes iniciales de lo que seguro serán cientos de historias sobre sus entrenamientos en la temporada baja, Cabrera ya está trabajando con el entrenador de LeBron James y ya ha perdido algo de peso. Así que parece decidido a por lo menos sacarle el máximo a lo que le queda.

Desde el punto de vista de estadísticas, está el hecho de que Cabrera nunca había tenido una temporada cercana a la que tuvo en el 2017, pero su OPS+ fue solamente un 8 por ciento por debajo de la media de la liga. Las proyecciones lo colocarán invariablemente como candidato a recuperarse. Además, de acuerdo a Statcast, ningún jugador tuvo una disparidad mayor entre la calidad de sus pelotas conectadas (según el WOBA esperado) y sus resultados (WOBA real). De hecho, ningún otro jugador estuvo cerca.

Si yo escribiera esto desde el punto de vista del equipo, ¿recomendaría buscar a Cabrera? Probablemente no. El dinero es demasiado para tragárselo. Pero de todos modos, si Cabrera tiene un buen arranque la próxima temporada, pueden apostar que van a comenzar los rumores de cambios. Y en ese punto, los Tigres estarían mucho menos dispuestos a asumir el dinero.

Matt Harvey, Mets

Harvey tiene que redescubrir su repertorio, y en este punto, eso se siente como una posibilidad lejana. Pero si comienza a lanzar la pelota de una forma cercana a su ferocidad anterior, todavía hay una gran cantidad de historias desagradables que superar en Nueva York. A uno le gustaría ver a Harvey con un nuevo comienzo en un lugar con un poco de luz menos brillante y menos tentaciones.

Ender Inciarte, Bravos

Yo amo a Inciarte, quien fue electo al Todos Estrellas de la LN en el 2017 y ganó su segundo Guante de Oro por su gran trabajo en el jardín central. La próxima temporada tendrá 27 años, época en la que usualmente los jugadores están en su mejor forma. Además está en el inicio de lo que será un contrato increíblemente amigable para el equipo que le pagará un promedio de $6.7 millones en los siguientes cuatro años. Sin embargo, en algún punto, quizás pronto, los Bravos estarán subiendo a su súper prospecto Ronald Acuna, quien viene de una temporada con números de .325/.374/.522 a los 19 años que lo llevó a Triple A al final de la temporada. Y siguió esa actuación con el premio de JMV de la Liga de Otoño de Arizona.

Para los Bravos, es una buena situación, en especial por lo barato del acuerdo de Inciarte. Para Inciarte, este es el momento perfecto en su carrera para convertirse en un jugador que puede hacer la diferencia para un equipo contendiente.

Nick Castellanos, Tigres

Luego de acumular menos-64 carreras salvadas por la defensiva en su carrera como antesalista, finalmente los Tigres decidieron enviar a Castellanos a los jardines la pasada temporada. Entonces le costó a Detroit siete carreras más como jardinero. Tuvo otra buena temporada en el plato, con números de .272/.320/.490 y cifras máximas en su carrera en cuadrangulares (26) y remolcadas (101), y además lideró la LA en triples. Tendrá 26 años cuando comience la temporada 2018.

A Castellanos le quedan dos años más de arbitraje antes de llegar a la agencia libre. Eso significa que su propia línea del tiempo podría no encajar con la de la reconstrucción de Detroit. Además de eso, Castellanos podría no ser el más adecuado para batear en Comerica Park. Durante su carrera, ha conectado 39 jonrones en la carretera y 31 en casa, aunque el Comerica generalmente ha sido un estadio neutral para los bateadores derechos de poder. De acuerdo al Manual de Bill James, Castellanos tuvo 17 outs en pelotas que bateó al menos 390 pies, la mayor cantidad en el béisbol.

Si eventualmente Castellanos va a atraer grandes ofertas salariales, probablemente las va a conseguir en otra parte.

David Price, Medias Rojas

Más allá de las lesiones en la pasada temporada, los problemas en el rendimiento de Price en Boston han sido exagerados. Pero ha habido tanta mala prensa, y tanta antipatía de los fanáticos en las redes sociales. El contrato de Price es enorme, así que es difícil encontrar a alguien interesado. Los Medias Rojas necesitarán desesperadamente otro abridor de primera línea si cambian a Price, y esos no son exactamente fáciles de encontrar. Así que encontrar un socio para un cambio es virtualmente imposible de encontrar. Por más improbable que sea, Price es otro jugador de más de 30 años que, con algunas temporadas grandes adicionales, podría tener oportunidad de llegar a Cooperstown. ¿Podrá tener esas temporadas en Boston?

Andrew McCutchen, Piratas

McCutchen tuvo una buena temporada de recuperación en el 2017, aunque se quedó corto de sus estándares de cuando fue JMV. Ante la improbabilidad de que los Piratas fuesen contendientes, y ante el hecho de que Pittsburgh tiene otras posibilidades jóvenes en los jardines, podría ser mejor que cambien a McCutchen a un equipo donde pueda ser un jugador de impacto en una contienda por un banderín. Ese equipo tendría que convencerlo de que el jardín central ya no es su posición. Al igual que con Longoria, es una decisión difícil por lo mucho que ha significado para la organización de los Piratas. Realmente, si no hay conversaciones de cambio y Pittsburgh decide darle otro contrato, yo estaría feliz con eso. Aun así, si McCutchen quiere ser un jugador de impacto como un titular por encima de la media, probablemente será fuera de los Piratas.

Wil Myers, Padres

El OPS+ de por vida de Myers, que es de 110 OPS+, es un número ligero para un inicialista, y le quedan tres temporadas garantizadas por un valor de $67.5 millones en su contrato más una opción con una modesta cláusula de salida por $1 millón para el 2023. Ese es el resultado de la extensión de seis años y $83 millones que Myers firmó con San Diego, según Cot’s Contracts. Sin embargo, el gran dinero no comenzará a llegar hasta el 2020, así que un equipo que adquiera ahora a Myers básicamente estaría atado con un promedio de $13.1 millones por seis años.

Pienso que hay más en el juego de Myers que los números que ha producido durante su carrera. Obviamente los Padres están de acuerdo con esa percepción, o no le habrían dado una extensión que está basada más en potencial que en producción. Dicho esto, Myers tendrá 27 años en el 2018 y la línea de tiempo de reconstrucción de los Padres está por lo menos a un par de años de distancia de ser contendientes. Myers es un buen atleta – se ha robado 48 bases en las últimas dos temporadas – y añade valor con su guante.

Las métricas defensivas de Myers no fueron grandiosas cuando jugó en los jardines, pero dada su forma física, es razonable pensar que pueda jugar el jardín izquierdo en el estadio correcto, lo que convertiría su bate en uno de mayor impacto. Y entonces está esto: Los números de poder de Myers fueron destruidos por el Petco Park. En la pasada temporada, 22 de sus 30 jonrones fueron como visitante. Durante su carrera en San Diego, ha conectado 29 jonrones en casa y 37 lejos de ella. En el parque correcto, Myers está en una edad en la que puede tener grandes números.

Otros: Chris Archer, Rays; Madison Bumgarner, Gigantes; Brandon Belt, Gigantes; Alex Gordon, Reales.

SHARE