Advertisement

Hablar, tratar, analizar tantos temas relacionados con los valores humanos se hace un poco complicado porque, cada uno de ellos es relevante, necesario y, yo diría; de vital importancia.

En una reciente charla a petición de la mayoría de los asistentes se trataron temas como por ejemplo:

Advertisemen

LA FIDELIDAD: Es exactitud en el cumplimiento de los compromisos, constancia en el cariño,

es devoción, lealtad, apego. Es ser perseverante, constante, exactos en los compromisos. En

muchísimas ocasiones se piensa que la infidelidad solo ocurre entre las parejas. ¡Equivocación de equivocaciones! Ser fieles significa, serlo en todo, con todos y para todo. Se puede ser infiel en el trabajo, y con las “amistades” (lo anoto entre comillas) porque quien es infiel con sus

principios, sus creencias, sus familiares y “amigos” desconoce de medio a medio lo que de

verdad significa la FIDELIDAD. En el ambiente amistoso, parece mentiras, es donde más infidelidad se encuentra.

Hablar de PRINCIPIOS es hablar de raíces, de bases, de normas, de conducta, de moral y de todas aquellas otras condiciones que hablan de cada uno de nosotros los seres humanos. Hablar de estos principios no es hablar de comienzo y de fin. Es tratar y analizar el tema en qué forma está nuestra vida edificada y si la hemos cultivado lo suficiente para tener la mayoría de tantos valores humanos como por ejemplo: respeto, sinceridad, honradez, responsabilidad,

Honestidad, humildad, etc. etc.

Aunque en la anterior lista no está incluida la PERSEVERANCIA, vale la pena pensar un poco en ella. Perseverancia es: constancia, persistencia, tesón, firmeza, voluntad, insistencia, empeño,

paciencia, obstinación. Por ahí dicen que: “el que persevera, alcanza”. Muchas veces en nuestra vida podemos parecer demasiado INSISTENTES. Lo importante es que lo seamos en cosas que de verdad valgan la pena.

Entonces, cuando las circunstancias nos llamen, nos obliguen o nos inviten a tratar temas importantes, tengamos como enfoque principal esos valores que si los poseemos nos hacen

sentir bien con nosotros mismos que, de verdad, es lo que más nos debe interesar. Seguramente que careceremos de algunos porque no hay ser humano perfecto, es ahí cuando

tenemos que aprender a buscarlos, hallarlos, cultivarlos y conservarlos.

Difícil escoger