Home Actualidades Así se contradijo Donald Trump Jr. en menos de 24 horas sobre...

Así se contradijo Donald Trump Jr. en menos de 24 horas sobre su posible colusión en el ‘Rusiagate’

SHARE
FILE PHOTO: Donald Trump Jr. gives a television interview at the 2016 Republican National Convention in Cleveland, Ohio U.S. July 19, 2016. REUTERS/Mark Kauzlarich/File photo

El hijo mayor del presidente Donald Trump, Donald Trump Jr., es protagonista del último episodio de la saga del ‘Rusiagate’, la supuesta colaboración entre el Kremlin y el candidato republicano para ganar la elección presidencial frente a Hillary Clinton.

Un reporte de The New York Times desveló este domingo cómo Trump Jr. asistió a una reunión con una abogada cercana al Kremlin en junio del año pasado con la expectativa de obtener información dañina sobre Clinton. En la reunión también participaron el yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, y su entonces jefe de campaña, Paul Manafort.

La revelación es importante porque es la primera vez que se conoce que miembros de la campaña de Trump estaban dispuestos a aceptar ayuda rusa. Aunque no es prueba de cooperación, es una evidencia de que el círculo de Trump tenía disposición a cooperar con asociados del Kremlin.

El encuentro se celebró en la Torre Trump de Nueva York el 9 de junio, dos semanas después de que Trump se hiciera con la nominación presidencial republicana y un mes antes de que se conociera el hackeo al Comité Nacional Demócrata, del que las agencias de inteligencia de EEUU culpabilizan al Kremlin.

En principio The New York Times publicó una noticia que parecía mucho más inocua para Trump y su círculo.

La historia inicial del sábado fue sobre cómo Donald Trump Jr., Paul Manafort y Jared Kushner se encontraron con una abogada vinculada al Kremlin, pero no hacía mención de Clinton.

Según reportaba la nota, la abogada, Natalia Veselnitskaya, solicitó la reunión con el interés de que la campaña de Trump revocara una ley con sanciones a rusos violadores de derechos humanos (la Ley Magnitsky) que en 2012 motivó que el Kremlin suspendiera un programa de adopciones de niños rusos por padres estadounidenses.

Esta fue la declaración escrita inicial de Trump Jr. a The New York Times que fue enviada también a otros medios:

“Fue una breve reunión introductoria. Le pedí a Jared y a Paul que pasaran. Primero discutimos un programa sobre la adopción de los niños rusos que era popular con las familias americanas hace años y fue cancelado por el gobierno ruso, pero no era un asunto de campaña en ese entonces y no se le dio ningún seguimiento. Un conocido me pidió que asistiera a la reunión, pero no me dijo de antemano el nombre de la persona con la que me iba a reunir”.

El domingo por la mañana, el jefe de personal de la Casa Blanca, Reince Priebus, minimizó la noticia. Y Corey Lewandowski, ex jefe de campaña de Trump, Lewandowski citó las informaciones de la reunión de Trump con Vladimir Putin para decir en Fox, inequívocamente, “no hubo colusión, no hubo coordinación” y “el tema está oficialmente muerto”.

Pero el domingo por la tarde, The New York Times le dio un nuevo giro a su nota que le proporcionó una relevancia mucho mayor.

Tres asesores de la Casa Blanca reportaron de manera anónima al diario que el motivo por el que Trump Jr. aceptó la reunión fue porque le prometieron que la abogada le ofrecería información dañina sobre Clinton.

El diario se comunicó de nuevo con Trump Jr. y este admitió en su respuesta que esa fue su motivación. Le dijo al diario que se reunió con la abogada a petición de un conocido relacionado con el concurso de Miss Universo 2013, que entonces era propiedad de la Trump Organization.

Dos personas conocedoras de la reunión dijeron que el intermediario era Rob Goldstone, un experiodista de tabloides británico y el presidente de una compañía llamada Oui 2 Entertainment que ha trabajado en el concurso Miss Universo.

“Se me pidió que tuviera una reunión de un conocido que conocí del concurso de Miss Universo 2013 con una persona que me dijeron que podría tener información útil para la campaña. No me dijeron su nombre antes de la reunión. Le pedí a Jared y Paul que asistieran, pero no les dije nada de la sustancia. Tuvimos una reunión en junio de 2016. Después de las presentaciones, la mujer declaró que tenía información de que personas conectadas a Rusia estaban financiando al Comité Nacional Demócrata y apoyando a Clinton. Sus declaraciones eran vagas, ambiguas y no tenían sentido.

“No proporcionó ni ofreció detalles ni información de apoyo. Rápidamente se hizo evidente que no tenía información significativa. Luego cambió de tema y comenzó a discutir la adopción de niños rusos y mencionó la Ley Magnitsky. Me quedó claro que esta era la verdadera agenda y que las afirmaciones de información potencialmente útil eran un pretexto para la reunión. Le interrumpí y le aconsejé que mi padre no era un funcionario electo, sino más bien un ciudadano privado, y que sus comentarios y preocupaciones estaban mejor dirigidos cuando él y él ocupaban cargos públicos. La reunión duró aproximadamente de 20 a 30 minutos. Cuando terminó, mi conocido se disculpó por que hubiera tomado parte de nuestro tiempo. Ese fue el final de la misma y no hubo ningún contacto o seguimiento adicional de ningún tipo. Mi padre no sabía nada de la reunión o de estos acontecimientos”.

SHARE