SHARE

Después de una aparición junto al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, el lunes, el presidente Donald Trump hizo una pausa para rechazar los reportes de que había revelado información altamente clasificada a los rusos.

“Para que entiendas, nunca mencioné la palabra o el nombre ‘Israel'”, dijo Trump a periodistas en Jerusalén. “Nunca lo mencioné durante esa conversación, todos estaban diciendo que lo hice, así que tuvieron otra historia equivocada, nunca mencioné la palabra ‘Israel'”.

La historia con la que Trump estaba reaccionando fue esta, que se publicó inicialmente hace una semana en el Washington Post. Y la cosa de esa historia es que, bueno, la palabra “Israel” nunca se menciona. No una sola vez.
Como Greg P. Miller, uno de los autores de esa historia, tuiteó: “Trump todavía no niega que compartió información clasificada con los funcionarios rusos”.

En una historia de seguimiento, el New York Times reportó —citando fuentes anónimas— que la información que Trump había transmitido había llegado a Estados Unidos desde Israel. Pero incluso en esa pieza no hay ninguna acusación de que Trump mencionara la palabra “Israel” en su reunión de la Oficina Oval con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, y el Embajador de Rusia, Sergey Kislyak.

Trump niega una acusación que, literalmente, ningún medio hizo. También está confirmando implícitamente que, sí, sí habló con los rusos sobre información clasificada. Aunque que el presidente tiene total libertad para desclasificar el material, la Casa Blanca ha instado a los medios de comunicación —incluyendo a CNN— a no informar sobre la información específica que Trump compartió debido a lo altamente sensible que es.

¿Por qué?

Esa es siempre la pregunta más difícil cuando se trata de las motivaciones de Trump. Pero, puedo pensar en dos razones obvias:

1. Se está mostrando delante de Netanyahu: hay que recordar que, en el fondo, Trump es un showman. Y le gusta actuar en el gran escenario cuando sabe que mucha gente importante está viendo. También sabe que Netanyahu es muy consciente de los reportes de que Trump transmitió información de Israel a los rusos y quiere combatir públicamente el asunto. Incluso si lo que está diciendo no se ajusta de los hechos.

2. Está tratando de cambiar de tema: Trump es un maestro en la desviación. La historia en curso de su reunión del 10 de mayo con los rusos es un desastre total para él y una a la que él y su equipo de la Casa Blanca no han encontrado una buena respuesta por ahora. Por lo tanto, es posible que Trump esté desviando, negando una afirmación que nadie hizo como una forma de decir “Todo esto es una noticia falsa y ya me he referido a esto”.

Debido a que la confianza en los medios de comunicación es tan baja —particularmente entre la base de apoyo de Trump— su estrategia de inventar una acusación que luego puede negar podría funcionar. Pero eso no cambia los hechos subyacentes básicos. Que son —es preciso reiterar porque es importante— los siguientes: Trump dijo a dos funcionarios rusos información altamente clasificada en la Oficina Oval. Punto.

Nada de lo que Trump dijo hoy en Israel discute esos hechos, o los explica.

SHARE