SHARE

Los vecinos de la Avenida Marquita, de Dallas, se despertaron ayer con la policía llamando a las puertas de sus casas. A Carleen Guerrero le tocó a las 5 de la mañana, según relataba ayer la web del diario ‘Dallas Morning News’. “Llamaron con insistencia, porque eran las 5 y yo estaba dormida. Y cuando me levanté y pregunté “¿quién es?”, me dijeron, “la policía de la ciudad””.

Cuando les abrió la puerta, Guerrero se encontró con dos agentes y un miembro de los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés), que le informaron de que una persona que vivía al otro lado de la calle había sido diagnosticada con ébola y le dieron folletos acerca de la enfermedad. Otros vecinos recibieron llamadas telefónicas informándoles. Y también los hubo que se encontraron en el felpudo de la puerta de casa con dos papeles con el sello de los CDC, el título ‘Ébola’ y los ‘Transmisión’, ‘Síntomas’, ‘Riesgo de contagio’ y ‘Diagnóstico’.

Todas esas actuaciones se habían desencadenado tras la detección, unas horas antes, de ébola en una persona, cuya identidad no ha sido desvelada, que trabajaba como profesional sanitario -presumiblemente una enfermera- y atendió a Thomas E. Duncan, el ciudadano liberiano que fue el primer caso diagnosticado de ébola en EEUU y que murió el miércoles. La persona tiene una concentración del virus en sangre “baja”, según dos tests que le han sido realizados.

Como en el caso de la enfermera española, Teresa Romero, las autoridades estadounidenses apuntan a un fallo humano. El director de los CDC, Thomas Frieden, dijo en rueda de prensa que este caso “indica que hubo una rotura del protocolo” de seguridad. Pero, también al igual que en el caso de España, en EEUU no son capaces de decir dónde se rompió el procedimiento.

El argumento del CDC es que las normas para la interacción con enfermos de ébola han funcionado siempre. Así que, si algo va mal, la culpa no es de las normas, sino de las personas. Según Frieden, la trabajadora sanitaria “no ha podido identificar” un episodio concreto en el que se pudiera haber producido la infección.

Una portavoz de los CDC reafirmó esa postura al declarar a ELMUNDO ayer que “nuestro director ha dicho que, en algún momento, debe haberse producido alguna ruptura del protocolo”. La misma persona dijo no tener más información acerca de cuál había sido el error humano concreto. La nota de prensa del CDC en la que se informaba del nuevo caso no mencionaba las causas del contagio.

EEUU atribuye a un error humano el primer caso de ébola

SHARE