Advertisement

Estados Unidos pidió a la Organización de los Estados Americanos (OEA) suspender a Venezuela e impuso nuevas sanciones a supuestos narcotraficantes vinculados con el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Hoy le pedimos a los miembros de esta institución que cumplan su compromiso de larga data con la democracia y la libertad, llamamos a los miembros de la OEA a que suspendan a Venezuela de la organización”, dijo el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, en un discurso ante el Consejo Permanente del organismo, reunido en sesión protocolaria.

Advertisemen

El Gobierno de Venezuela ya solicitó el pasado 28 de abril la salida de la OEA, molesto por las denuncias sobre su crisis política y social en el seno de la organización. Sin embargo, su partida no es efectiva hasta pasados dos años, por lo que su delegación sigue participando hasta entonces como la de cualquier otro miembro pleno.

Pese a la fuerza política que tiene el llamado de EEUU a suspender a Venezuela, por el momento no hay apoyos suficientes en el organismo para dar este paso. Para ello serían necesarios dos tercios de los 35 países de la OEA, 24 Estados, una cifra que, según todas las fuentes consultadas, no se da por el momento gracias al férreo apoyo a Maduro de un amplio bloque de naciones caribeñas beneficiadas durante años del petróleo subvencionado venezolano y otras ayudas.

En la práctica, la suspensión de un Estado de la OEA implica que el país deja de participar en todas las actividades del ente, así como en los programas del organismo, como los de anticorrupción, seguridad y promoción de derechos.

Hoy los representantes venezolanos se ausentaron de la solemne sesión celebrada para recibir a Pence en el ilustre Salón de las Américas. El viceministro venezolano para América del Norte, Samuel Moncada, explicó que su delegación no estuvo presente por considerarla “una farsa”, “un esperpento” y “una olla podrida” y se quejó de que no hubiera micrófonos para los Estados ni posibilidad de réplica.

“Las medidas coercitivas de Estados Unidos son un crimen internacional que denunciaremos en una instancia que esta no es, (la OEA) se ha inhabilitado a sí misma cuando permite que vengan a cometerse crímenes en su nombre”, afirmó el diplomático en declaraciones a la prensa tras la sesión. Pence se hizo eco del anuncio de nuevas medidas contra exfuncionarios venezolanos que, en paralelo a su discurso, hizo el Departamento del Tesoro.

El Tesoro incluyó este lunes en su “lista negra” de narcotraficantes a Pedro Luis Martín Olivares, un exalto cargo del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) al que acusa de haber lavado dinero junto a Hugo Carvajal, hombre de confianza del fallecido presidente Hugo Chávez.

El Gobierno de EEUU también anunció sanciones contra otros dos venezolanos, Walter Alexander Del Nogal Marquez y Mario Antonio Rodríguez Espinoza, por haber proporcionado ayuda financiera y tecnológica a Martín Olivares para sus supuestas actividades de narcotráfico.

En su discurso de 27 minutos, Pence solicitó a los países americanos que impidan que las autoridades venezolanas puedan “lavar dinero en sus sistemas financieros”, que les impongan restricción de visas y que hagan que “Maduro rinda cuentas por destruir la democracia venezolana”, con el fin de que Venezuela recupere “su libertad”.