Home Noticias El Amor es como una droga

El Amor es como una droga

SHARE

La doctora norteamericana, Helen Fisher, antropóloga e investigadora, de la Universidad Rutgers, realizó una serie de estudios sobre la química cerebral del amor. Ella encontró que las mismas sustancias químicas del cerebro (dopamina y noradrenalina) están en juego cuando uno se enamora, y utilizan muchas de las mismas vías y estructuras del cerebro que se activan cuando los drogadictos utilizan cocaína u otro tipo de droga dura.

Fisher explicó que hay tres variantes del ‘amor’, aunque usemos la mis palabra para hablar de ellas. Estas variantes son 1- el sexo; 2- el amor romántico y 3- el cariño o lazos emocionales”. Según ella, cada uno de esos sentimientos activa una estructura específica del cerebro. También cada una de las tres emociones activa químicos cerebrales específicos, conocidos como neurotransmisores.

Fisher sugirió que si el amor que alguien siente por otra persona resulta un amor imposible, y esa persona es rechazada, la mayoría de nosotros no se muere, pero mucha gente sufre profundamente y hasta pueden llegar a cometer los crímenes pasionales de los que oímos en las noticias casi todos los días.

No por gusto esa emoción del amor –correspondido o no— ha sido el objeto de innumerables obras de arte en todos los géneros, incluyendo el cine y la literatura policial.

Los estudios revelaron que la ínsula y el núcleo estriado (dos estructuras del cerebro) eran las responsables tanto del deseo sexual como del amor.

El área que se activa con el deseo sexual se activa también con otras cosas que producen placer, como la comida. Pero el área del núcleo estriado que se activa con el amor es mucho más compleja. Y aunque también se activa con el placer o deseo sexual, sólo funciona cuando hay algo con “un valor inherente” para activarla, dijeron los científicos.

“Mientras el placer sexual tiene un objetivo muy específico, el amor es más abstracto y complejo y por lo tanto menos dependiente de la presencia física de otra persona” explicó el profesor Jim Pfaus, uno de los investigadores del amor.

El amor actúa también como un analgésico

En otro estudio, investigadores de la Universidad de Stanford mostraron a ocho mujeres y siete hombres fotografías de sus parejas, mientras que le producían dosis leves de dolor en las palmas de sus manos con una sonda caliente. Al mismo tiempo, sus cerebros estaban siendo escaneados por una máquina de resonancia magnética funcional. Al final de cada prueba, se pidió a los participantes que valoraran la cantidad de dolor que sentían.

Los sentimientos de amor, provocados por una foto de su pareja, actuaron como un poderoso analgésico. Los escáneres cerebrales revelaron que estos sentimientos causaron más actividad en partes del cerebro que también se activa con la morfina y la cocaína.

“Los hechizos de pasión son tan eficaces en el bloqueo de dolor como la cocaína y otras drogas”, dijo el equipo de neuro-científicos. “Las pruebas mostraron que los sentimientos hacia su pareja redujeron el dolor intenso en un 12 % y un dolor moderado en un 45%.” (Redacción Semanario Acción)

El Amor es como una droga

SHARE