Home Psicoterapia El Buda

El Buda

SHARE

La siguiente historia no sé si fue real o no, solo sé que cambio mi vida desde la primera vez que la escuché. El impacto que ocasionó en mi fue tan significativo que desde que la conozco, no he dejado de compartirla con otros ni de aplicar su enseñanza. Espero que a usted le cause el mismo beneficio y si para esto ha de ser necesario recortarla y tenerla cerca de usted,  hágalo. Hay personas que perfeccionan su facilidad para malinterpretar cualquier palabra, acción o gesto que uno haga y convertirlo en sofisticadas herramientas de torturas emocionales contra uno. ¿Conoce usted a personas así? Pues bien, la siguiente historia le ayudara a inmunizarse emocionalmente de este tipo de ataques.

Cuentan que Buda se encontraba enseñando sobre la tranquilidad emocional, la paz y la felicidad interna, argumentando que es lo único que realmente nos pertenece, y lo único que realmente depende de nosotros manejar. Dicen que uno de los presente se levantó insultado diciendo que era imposible no molestarse con otros y que las palabras del Buda eran mentiras. Desde ese día, ese hombre destinó su vida a probarle al mundo que la filosofía de Buda era un engaño, pero para probarlo tenía que provocar a al Buda frente a la gente y así desacreditarlo.

El hombre decidido  poner su plan en marcha, esperó la próxima charla de Buda en público y empezó a gritarle con todas sus fuerzas “Buda.. Eres un farsante”, “Mentiroso”, Vividor de las mentes ignorantes e inocente” etc., pero Buda no expresó ni el más mínimo gesto de enfado. El hombre tampoco se daba por vencido y perseguía a Buda de pueblo en pueblo y en cada una de sus presentaciones intentaba sabotear sus mensajes solo para probarle a todos que era imposible no tener una explosión de enfado.

El hombre estaba convencido que solo era cuestión de tiempo. El hombre al ver que había pasados varios meses y solo conseguía que algunos de los espectadores lo expulsaran de las presentaciones de Buda,  decidió caminar detrás de Buda y continuar sus provocaciones e insultos de pueblo en pueblo. Finalmente, un día Buda detiene sus mulas y sus discípulos, dirige sus pasos hacia el ofensor y le pregunta- “¿señor le puedo hacer una pregunta?” El hombre sintiéndose casi victorioso le contesta de forma déspota – “¿Qué quieres saber?” y Buda preguntó “¿si alguien le hiciera un regalo y usted  no lo acepta a quién le pertenece el regalo?” El hombre quedó pensativo por un segundo y respondió- “pues si alguien me regala algo y yo no lo acepto, le pertenece a la persona que intentó hacerme el regalo; y el Buda respondió “correcto”, “entonces, ¿si yo no acepto sus palabras y sus ofensas quiere decir que le pertenecen a usted?” El hombre quedo en silencio mientras Buda  reflejaba una leve sonrisa piadosa. El hombre le dijo a Buda con tono de humildad “ahora entiendo a que se refería Maestro, gracias”. El hombre dejó de ofender a Buda y se fue reflexionando en su lección.  A usted le querrán regalar muchas ofensas, calumnias, le intentaran acreditar de acciones y palabras que usted nunca intentó decir ni hacer, regalos que solo representan la mala interpretación de otros hacia lo que usted hace o dice. Usted no tiene que aceptar esos regalos.

Hablemos en serio, cuando usted abandona su paz mental, su felicidad y su tranquilidad por las ofensas de otro, usted está renunciando al poder de manejar sus emociones. Cuando usted dice o cree que alguien o algo le hacen perder el control, usted realmente está diciendo dos cosas sobre su carácter. Primero, que usted no sabe asumir responsabilidad por sus emociones; y segundo, que usted es muy débil y cualquiera puede manejar su estado emocional sin su consentimiento. Recuerde su paz y su felicidad es algo muy personal y nada ni nadie debería tener el poder de manipularlas. A partir de hoy, cuando se sienta molesto por  algo o alguien, recuerde la historia de Buda y aduéñese de su paz emocional. Para compartir su opinión, inquietud o sugerencia, puede hacerlo al correo electrónico de hablemosenserio@yahoo.com

El Buda

SHARE