SHARE

La pretemporada no había sido buena para Emanuel Ginóbili. Sin embargo, todo cambia en la mente de Manu cuando hay que competir. Y más todavía cuando acababa de recibir el anillo de campeón, el cuarto de su exitosa carrera de la NBA. Así las cosas, con un tercer cuarto para recortar y guardar, el bahiense se erigió en una de las figuras clave de San Antonio, que le ganó a Dallas por 101 a 100 en el arranque de la serie regular en la meca del básquet.

Manu, que arrancó como habitualmente lo hace desde el banco y jugó 25 minutos, aportó 20 puntos (4-6 en dobles, 2-6 en triples y 6-7 en libres), 6 asistencias, 2 rebotes y 2 robos para ser uno de los líderes de los Spurs, que arrancaron con el pie derecho en la temporada, sin relajarse tras la tradicional entrega de los anillos para los campeones y dejando atrás un mejor comienzo de los Mavericks, que tuvieron a Monta Ellis, autor de 24 tantos, como estandarte.

En el equipo que conduce Gregg Popovich, además de Ginóbili, respondieron el interminable Tim Duncan (14 puntos y 12 rebotes) y el francés Tony Parker, siempre vigente, que se despachó con 23 tantos.

“No estuvimos tan mal en el arranque. Sucede que ellos tuvieron muchos rebotes ofensivos, sabíamos que iban a jugar en forma agresiva. Mejoramos en la segunda mitad y ganamos, aunque el partido fue muy cerrado”, analizó Manu una vez finalizado el duelo. También se refirió a la floja fase de preparación del equipo: “En la pretemporada no jugamos bien. Pero el temple del equipo nos hizo revertir esta situación en esta noche”.

El cuarto anillo le dio súper poderes a Manu Ginóbili

SHARE