Home Noticias El despido del secretario Rex Tillerson prueba qué es lo único importante...

El despido del secretario Rex Tillerson prueba qué es lo único importante para Trump

SHARE

El nombramiento de Rex Tillerson como secretario de estado de Estados Unidos fue presentado por el presidente del país, Donald Trump, como un golpe y un símbolo.

Un golpe con el que Trump logró atraer a la cabeza de Exxon para dirigir su Departamento de Estado, cumpliendo así su promesa de llevar a Washington las mejores personas en el mundo de los negocios. Un símbolo porque Tillerson fue una elección que rompió esquemas y que nadie vio venir: justamente el tipo de figura (y movida) que al hoy mandatario más le gusta.

“Es un jugador de clase mundial”, señaló Trump sobre Tillerson antes de proponerlo formalmente como el principal diplomático del país. “Él está a cargo de una compañía petrolera que prácticamente duplica en tamaño a su competencia más cercana”, agregó.

Y, así como el nombramiento de Tillerson pretendía enviar un mensaje, su despido durante la mañana de este martes también manda una señal: lo más importante –y realmente lo único importante– para Trump es cuán devotos sean hacia él sus principales funcionarios. Entre más devotos, mejor. ¿Incuestionablemente leales? Mejor aún.

Pero Tillerson nunca fue exactamente así. Como gigante de la industria, él simplemente no tenía que inclinarse y hacerle referencia a Trump: incluso cuando sabía que eso era precisamente lo que el presidente exigía. De hecho, los ejemplos son muchos:

Tillerson se negó a apoyar la posición que Trump asumió tras los ataques de motivación racial en Charlottesville, Virginia. “El presidente habla por sí mismo” fue todo lo que Tillerson pudo ofrecer.
Cuando en el otoño pasado surgió un informe acerca de que él se había referido a Trump como un “imbécil”, Tillerson no emitió ningún tipo de negación. “No voy a lidiar con cosas insignificantes como esas”, sostuvo en su momento.
Después del ataque con un agente neurotóxico del que fue víctima un exespía ruso en Gran Bretaña la semana pasada, la Casa Blanca se negó a culpar a Rusia por los hechos pese a que la primera ministra británica Theresa May hizo exactamente eso este lunes. Sin embargo, Tillerson rompió con el gobierno y dejó claro que él creía que Rusia estaba detrás del ataque.
Incluso cuando Tillerson buscaba soluciones diplomáticas a la crisis nuclear con Corea del Norte, Trump tuiteó que su secretario estaba perdiendo el tiempo. “Le dije a Rex Tillerson, nuestro maravilloso secretario de Estado, que él estaba perdiendo su tiempo al tratar de negociar con el Pequeño Hombre Cohete”, escribió el presidente en Twitter en octubre pasado.
Hay muchos más hechos, pero entiendes la idea: Tillerson era demasiado independiente, demasiado alejado de la línea de Trump. Incluso, cuando estaba defendiendo a su secretario, la inseguridad del presidente sobre la voluntad de Tillerson para ponerse en sintonía con él era evidente.

Fte: CNN

SHARE