Advertisement

El pase de Rafinha al Inter de Milán se mantiene en duda y desde Italia se asegura que solamente podrá concretarse en forma de cesión, por más que elBarcelona pretende incluir una opción obligatoria de compra que el club neroazzurro no puede asegurar.

Enzo Palladini, periodista de Premium Sport, cercano al Inter y especialista en temas de mercado, aclaró en conversación con ESPN que el club lombardo “solo puede cerrar una cesión sin comprometerse a nada más ahora mismo porque debe pasar el examen del fair-play financiero a final de temporada”.

Advertisemen

Pedido por Luciano Spalletti, el Inter y el padre de Rafinha, que hace las veces de representante, ya alcanzaron un principio de acuerdo, tanto por lo que resta de temporada como por un contrato de más larga duración, pero más allá de que el club italiano no puede estar en disposición de firmar oficialmente un acuerdo obligatorio de compra, las cifras que maneja, exige, el Barcelona las considera fuera de mercado.

El Inter, de acuerdo a la información periodística que se maneja alrededor de Via Turati, sede oficial del club, estaría dispuesto a firmar inmediatamente una cesión hasta final de temporada, añadiéndole una opción de compra de hasta 25 millones. Piero Ausilio, su director deportivo, dirige en Barcelona las negociaciones en nombre interista y confía en convencer al Barça, poco proclive a aceptar.

El Barcelona, que no negó la información del diario Mundo Deportivo que aseguró exigía una opción obligatoria de compra valorada en 40 millones de euros, debería no solo rebajar esa demanda económica sino, más aún, aceptar una espera a los exámenes de fair-play a que debe someterse el Inter al acabar la temporada.

El club italiano estaría en disposición de negociar una fórmula intermedia por la que se avendría a concretar el fichaje en verano si recibe el visto bueno financiero de la FIFA, siempre por una cantidad que no excediera de los 25 millones y teniendo en cuenta el rendimiento del jugador en estos próximos meses.