SHARE

El FBI pidió al Departamento de Justicia que refute la afirmación del presidente Donald Trump de que su antecesor Barack Obama ordenó la interceptación de sus teléfonos durante la campaña, dijeron a CNN dos fuentes con conocimiento de la situación.

El FBI hizo la solicitud porque tales escuchas telefónicas serían ilegales, ya que el presidente no puede ordenar escuchas telefónicas de ningún ciudadano de Estados Unidos, dijeron las fuentes. Un tribunal tendría que aprobar cualquier solicitud para ello.

Una de las fuentes dijo que en lugar de que el FBI se pronunciara en público sobre las acusaciones, se consideró que sería más apropiado pedírselo al Departamento de Justicia, ya que el Buró, como política, no puede confirmar ni desmentir investigaciones.
La fuente dijo que también se consideró que sería políticamente más apropiado manejar esto a través del Departamento de Justicia, ya que sus funcionarios tienen más libertad para hablar sobre estos asuntos con la Casa Blanca. Antes de cualquier posible reproche, sería de esperar algunas conversaciones con la Casa Blanca.

Hasta el momento, el Departamento de Justicia no respondió a los tuits de Trump del sábado, en el que hizo las acusaciones, sin pruebas, de que Obama ordenó intervenir sus teléfonos en la Torre Trump durante la campaña.

Preguntado por la petición del FBI, un portavoz del Departamento de Justicia dijo que no tenía comentarios. El FBI también se negó a hacer comentarios.

El New York Times fue el primero en informar que la petición del FBI al Departamento de Justicia.

Trump le pidió al Congreso indagar si el gobierno de Obama abusó de sus poderes de investigación durante las elecciones de 2016, dijo el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, en un comunicado el domingo.

“Reportes sobre potenciales investigaciones motivadas políticamente antes de la elección de 2016 son muy preocupantes”, dijo Spicer publicando el comunicado en Twitter. “El presidente Donald J. Trump pide que como parte de la investigación sobre las actividades de Rusia, los comités de inteligencia del Congreso ejerciten su autoridad de vigilancia para determinar si se abusó de los poderes de investigación del Ejecutivo en 2016.

Varios ex altos funcionarios estadounidenses han desestimado las acusaciones de Trump, calificándolas de “disparate” y “falso”. Obama, a través de un portavoz, también rechazó la afirmación de que ordenó pinchar los teléfonos de Trump.

El exdirector de Inteligencia Nacional, James Clapper, funcionario de inteligencia de carrera que supervisaba los servicios de inteligencia de Estados Unidos, dijo el domingo que Trump no fue víctima de espionaje por las agencias de inteligencia ni que el FBI obtuvo una orden judicial para monitorear los teléfonos de Trump.

“Para la parte del aparato de seguridad nacional que supervisé como DNI, no hubo actividad de intervención telefónica contra el presidente electo en ese momento, ni como candidato, ni en contra de su campaña”, dijo Clapper el domingo por la mañana en Meet the Prensa, de NBC.

CNN

SHARE