Home Noticias El jefe ejecutivo de Hong Kong no dimitirá por las protestas

El jefe ejecutivo de Hong Kong no dimitirá por las protestas

SHARE

En su primera intervención pública tras las masivas protestas del fin de semana, el jefe ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying, ha insistido en que no dimitirá, tal y como le piden los manifestantes que han tomado el centro de la ciudad. Antes de presidir la reunión semanal del Consejo Ejecutivo, aseguró este martes que “cualquier cambio de personal antes de que se consiga la implementación del sufragio universal solo permitiría a Hong Kong seguir eligiendo a su líder bajo el modelo del Comité de Elección”, formado en su mayoría por miembros afines al régimen chino.

Los organizadores de las manifestaciones han pedido una reunión con los representantes del Gobierno regional, pero el jefe ejecutivo Leung dejó claro que sus movilizaciones no afectarán a su gestión. “Los fundadores del movimiento ˝Occupy Central˝ (˝Ocupar Central˝) habían dicho repetidamente que, si pierden el control de la situación, pararán las protestas. Ahora les pido que cumplan la promesa que hicieron a la sociedad y que detengan la campaña inmediatamente”, exigió.

Después de que decenas de miles de personas tomaran durante la noche varios kilómetros de la avenida que va desde el distrito financiero, Central, hasta la zona de oficinas y bares de Wan Chai, el martes amaneció más tranquilo en Hong Kong. Tras dos días de protestas, la mayoría de los manifestantes regresaron a sus casas, pero los organizadores de estas marchas ya preparan para otra gran movilización para mañana miércoles, coincidiendo con el Día Nacional de China. Pretenden así dar un nuevo impulso a la “Revolución de los Paraguas”, que se convirtieron en la única defensa de los manifestantes contra el espray de pimienta que les lanzaban los antidisturbios el domingo.

Mientras China celebra el 65 aniversario de su fundación, el movimiento pro-democrático “Occupy Central” (“Ocupar Central”) anunciará la siguiente fase de su campaña de desobediencia civil contra el régimen de Pekín tras este gran éxito, que ha conseguido paralizar el corazón financiero y comercial de la ciudad. Para ello, uno de los organizadores de la protesta, el doctor Chan Kin-man, apelaba a los manifestantes para “aguantar” hasta mañana.

Durante toda la noche corrieron rumores de una intervención policial para dispersar las protestas. En Mong Kok, otra de las zonas tomadas por los manifestantes en el distrito de Kowloon, un conductor al volante de un Mercedes gris embistió a la multitud durante la madrugada, sin llegar a atropellar a nadie. Tras darse a la fuga, fue detenido cuando su identidad quedó expuesta en las redes sociales, que hierven con las protestas de Hong Kong por la abundancia de teléfonos móviles en esta sociedad hipertecnológica. A pesar del susto, estos manifestantes de Kowloon, que han bloqueado la popular calle comercial de Nathan Road, han votado por mantener el sitio.

“¡Ha toi! (“Abajo”)”, le gritaba anoche la multitud al jefe ejecutivo Leung. El único lugar donde estarán más enfadados con él que en Hong Kong debe ser Pekín, cuyos jerarcas del Partido Comunista se han encontrado un pulso ciudadano a su autoridad impensable en el resto de China. Un desafío que resumía Brian Leung, estudiante de Ingeniería de 23 años, al asegurar que “tenemos que luchar por nuestra libertad en Hong Kong”.

El jefe ejecutivo de Hong Kong no dimitirá por las protestas

SHARE