Home Noticias El papa Francisco inaugura el Jubileo Extraordinario de la Misericordia

El papa Francisco inaugura el Jubileo Extraordinario de la Misericordia

SHARE

Ante la conmovedora presencia de dos papas y un Vaticano blindado como nunca por medidas de seguridad extraordinarias, quedó inaugurado hoy el Jubileo de la Misericordia convocado por Francisco, evento religioso que se celebrará también en todas las diócesis del mundo y que durará hasta el 20 de noviembre próximo.
Ante la presencia de Benedicto XVI, papa emérito, que aceptó su invitación, Francisco abrió la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro, símbolo del perdón y la conversión, luego de celebrar una misa solemne ante 50.000 personas en la que llamó a anteponer la misericordia al juicio.

“Este Año Santo Extraordinario es también un don de gracia. Entrar por la puerta significa descubrir la profundidad de la misericordia del Padre que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno. Será un año para crecer en la convicción de la misericordia”, explicó Francisco en su homilía. “Cuánta ofensa se le hace a Dios y a su gracia cuando se afirma sobre todo que los pecados son castigados por su juicio, en vez de anteponer que son perdonados por su misericordia”, agregó, citando a San Agustín. “Sí, es precisamente así. Debemos anteponer la misericordia al juicio y, en todo caso, el juicio de Dios será siempre a la luz de su misericordia. Atravesar la Puerta Santa, por lo tanto, nos hace sentir partícipes de este misterio de amor. Abandonemos toda forma de miedo y temor, porque no es propio de quien es amado; vivamos, más bien, la alegría del encuentro con la gracia que lo transforma todo”, pidió.
A la misa, que tuvo lugar en la Plaza de San Pedro en un mañana gris y fría, asistieron varios jefes de Estado y de gobierno, entre los cuales el presidente italiano, Sergio Mattarella y el primer ministro, Matteo Renzi. Además, miles de fieles, familias enteras con niños, ancianos, que comenzaron a llegar a las 6 y media de la mañana y que debieron sortear medidas de control extraordinarias. En medio de una ciudad blindada debido al “efecto París” y el temor a atentados de partes del grupo terrorista Estado Islámico, había que pasar por dos controles con detectores de metales, uno al principio de la Via de la Concilizione y otro en la Plaza San Pedro.

Como el Papa quiso que el comienzo del Jubileo coincidiera con el 50 aniversario del fin del Concilio Vaticano II (1962-65), que significó la apertura de la Iglesia católica al mundo moderno, en la misa se leyeron textos de documentos salidos de este evento. Y el Evangeliario fue colocado en el mismo atril que durante las sesiones del Concilio fue puesto en el altar de la Basílica de San Pedro para hacer evidente a todos el primado de la Palabra de Dios.
“Hoy cruzando la Puerta Santa queremos también recordar otra puerta que, hace cincuenta años los Padres del Concilio Vaticano II abrieron hacia el mundo”, recordó en su sermón Francisco, que destacó que “en primer lugar el Concilio fue un encuentro”. “Un verdadero encuentro entre la Iglesia y los hombres de nuestro tiempo. Un encuentro marcado por el poder del Espíritu que empujaba a la Iglesia a salir de los escollos que durante muchos años la habían recluido en sí misma, para retomar con entusiasmo el camino misionero. Era un volver a tomar el camino para ir al encuentro de cada hombre allí donde vive: en su ciudad, en su casa, en el trabajo… Dondequiera que haya una persona, allí está llamada la Iglesia a ir para llevar la alegría del Evangelio”, indicó. “Un impulso misionero, por lo tanto, que después de estas décadas seguimos retomando con la misma fuerza y el mismo entusiasmo. El jubileo nos provoca esta apertura y nos obliga a no descuidar el espíritu surgido en el Vaticano II, el del samaritano, como recordó el beato Pablo VI en la Conclusión del concilio. Cruzar hoy la Puerta Santa nos compromete a hacer nuestra la misericordia del Buen Samaritano”, exhortó.

Si bien Benedicto XVI no asistió a la misa, tal como se había adelantado, apareció luego en el atrio de la Basílica de San Pedro como testigo ilustre de la apertura solemne de la Puerta Santa, el momento más simbólico de la celebración. Cuando Francisco llegó hasta allí y lo vio, frágil pero alerta, vestido con un sobre todo blanco, enseguida fue a saludarlo con un abrazo y una sornirsa. Segundos más tarde, luego de pronunciar una oración en la que invocó paz y perdón, Francisco, en silencio, subió algunos peldaños y empujando con las dos manos la Puerta Santa -sellada desde el Jubileo del Año 2000-, la abrió, dio algunos pasos más y se detuvo otra vez para rezar en su umbral, en medio de los aplausos de la multitud que seguían el evento desde las pantallas gigantes colocadas en la Plaza de San Pedro. En otro momento conmovedor, el segundo en cruzar la Puerta Santa recién abierta por Francisco fue su predecesor, Benedicto XVI. En medio de aplausos, Jospeh Ratzinger, que tiene problemas en las piernas, avanzó con pasitos muy lentos y ayudado por un elegante bastón y por su secretario privado, don Georg Ganswein, prefecto de la Casa Pontificia. Francisco, que lo aguardaba del otro lado, volvió a entonces a saludarlo con un abrazo afectuoso.

El rito de la apertura del Jubileo Extraordinario de la Misericordia concluyó luego con una procesión hasta del Papa, cardenales y obispos hasta el altar de la Confesión de la Basílica de San Pedro, mientras el coro de la Capilla Sixtina entonaba el himno del Año Santo de la Misericordia. “Concede, te pedimos, a todos aquellos que cruzarán la Puerta de la Misericordia con ánimo arrepentido, renovado compromiso y filial confianza, de hacer viva la experiencia de tu ternura paterna y de recibir la gracia del perdón, para testimoniar, en palabras y obras, el rostro de tu misericordia”, pidió entonces Francisco.

En la oración del Angelus que pronunció más tarde desde la ventana de su despacho del Palacio Apostólico, el Papa recordó la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen, que se celebra hoy, “que significa que María es la primera salvada por la misericordia de Dios”. “María es madre de una humanidad nueva, es madre de un mundo recreado y la Fiesta de la Inmaculada Concepción nos recuerda que en nuestra vida todo es don, todo es misericordia. No se puede entender a Dios sin misericordia”, dijo. “No tengamos miedo, dejémosnos abrazar por la misericordia de Dios, que nos espera y que nos perdona todo. Dejémosnos acariciar por Dios”, pidió.

Anunció luego que por la tarde, como es tradición, irá a rendirle tributo a la estatua que recuerda a la Virgen de la Piazza di Spagna y de ahí, a la Iglesia de Santa María Mayor. Consciente de que la presencia de Benedicto XVI, de 88 años, fue lo más conmovedor, al recordar que cruzó la Puerta Santa recién inaugurada, pidió a la multitud un saludo, que se reflejó en otro gran aplauso.

El arranque del Jubileo se cerrará esta noche con un espectáculo único y sin precedente, denominado “Fiat lux: Illuminating our common house”, un juego de luces por el cual se proyectarán sobre la Basílica de San Pedro imágenes inspiradas a la misericordia, a la humanidad, al mundo natural y a los cambios climáticos. Fue justamente porque se estaban haciendo los ensayos de este juego de luces que en los últimos días la Basílica de San Pedro quedó totalmente a oscuras, para sorpresa de romanos y turistas.

SHARE