Advertisement

No es exactamente lo que había prometido durante su campaña, pero el presidente Donald Trump logró anotarse un triunfo al eliminar parte de las regulaciones a las entidades financieras impuestas luego de la crisis económica hace una década conocida como la Gran Recesión de 2007-2008.

Cuando era candidato presidencial, el magnate prometió que eliminaría la llamada Ley Dodd-Frank, (formalmente Ley de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor) uno de los pilares de la administración de Barack Obama, que impuso reformas financieras y nuevas regulaciones para entidades de préstamo y bancos.

Advertisemen

Trump aseguraba que con ellas era imposible que el sistema financiero funcionara porque dificultaban el acceso a préstamos para negocios y personas. Al igual que hizo con la Ley de Cuidados de Salud Asequible (conocida popularmente como Obamacare), con la que en 2010 se reformó el sistema de seguros de salud, el magnate habló de desmantelar Dodd-Frank, que debe su nombre a los dos parlamentarios demócratas que la promovieron: el senador Chris Dodd y el representante Barney Frank.

La ley, también aprobada en 2010, reforzó las exigencias de capital de respaldo a los bancos y los obligó a aplicar pruebas de resistencia anuales para mostrar su fortaleza. Además, prohibió a las entidades financieras dedicarse a actividades de alto riesgo con el dinero de clientes.

Otros cambios impuestos por la ley Dodd-Frank fueron crear la Agencia de Protección al Consumidor (un organismo que ha sido muy cuestionado por los republicanos) y limitar el acceso a hipotecas a personas con baja capacidad de pago.

En abril de 2017 Trump firmó una orden ejecutiva donde ordenó al secretario del Tesoro revisar la ley Dodd-Frank, especialmente su autoridad de reguladores para designar a las grandes firmas como un riesgo al sistema financiero y su capacidad para cerrarlos con daños colaterales mínimos si están en peligro de quebrar.

Ahora, la nueva legislación aprobada por el Congreso (Ley para el Crecimiento Económico, Alivio Regulatorio y Protección del Consumidor) le permitirá al presidente anotarse un punto dentro de sus promesas de campaña, aunque sea parcial. El martes fue aprobada por la Cámara de Representantes con 258 votos a favor, incluyendo 33 demócratas.

“La legislación que estoy firmando hoy revierte las devastadoras regulaciones de Dodd-Frank que están aplastando a los bancos pequeños”, dijo Trump al promulgar el documento este jueves, sin embargo, expertos insisten en que los cambios no desmantelan la ley original.