Advertisement

-Los responsables del robot Opportunity, en el Control de Misión de la Tierra en Estados Unidos, planean dirigirlo este mes hacia un valle de Marte donde podrá permanecer durante su séptimo invierno marciano.

Según el más reciente número de la revista Noticias de la Ciencia y la Tecnología, aprovechando de paso su estancia allí el robot examinará varios afloramientos rocosos que contienen minerales de arcilla.

Advertisemen

“Dichos minerales, según todos los indicios, albergan evidencias claras de que el lugar era húmedo en el pasado”, explicó el profesor Russel Vendal, al frente de la misión.

En ese refugio el robot pasará varios meses; el día más corto y la noche más larga del año marciano en ese hemisferio llegarán en enero.

“En su inevitable envejecimiento después de tantos años activo y circulando por un medio tan hostil como Marte, el robot ha perdido algunas de sus capacidades. Ahora ya no usa su memoria flash, que le permitía grabar datos y mantenerlos almacenados durante la noche sin necesidad de suministro eléctrico, para su posterior envío a la Tierra”, señaló el experto.

Su memoria flash comenzó tiempo atrás a sufrir fallos; un reformateo, ejecutado a principios de este año por orden de los ingenieros disminuyó temporalmente la frecuencia de los reinicios del ordenador de a bordo.

En Marte, el año, entendido como lo que el planeta tarda en dar una vuelta en torno al Sol, dura 687 días terrestres, o sea casi dos años de los nuestros.

El robot, que deambula por el hemisferio sur del “planeta rojo” explorándolo desde su aterrizaje en 2004, afronta los cambios de estación de varios años marcianos, y ahora se prepara para su séptimo invierno en el espacio.

“Esa estación no es fácil en la superficie marciana, ya que la energía solar disponible, de la que se alimentan este y otros robots, es menor que en otros momentos”, puntualizó Vendal.

El robot Opportunity se prepara para su séptimo invierno en Marte