SHARE

Haciendo investigaciones para mi Master en Ciencias Metafísicas, que he titulado El Poder de la Certeza en la Oración, encontré un libro publicado en 1967, de Neville Goddard, titulado El Secreto de la Oración. Neville Goddard (1905-1972) fue un escritor, orador y místico cristiano. En su tiempo y hasta la actualidad ha sido considerado un profeta, y maestro de gran influencia en el Movimiento del Nuevo Pensamiento, conocido en inglés como “New Age”. Goddard dedicó su obra a interpretar el significado de las enseñanzas de la Biblia desde un nueva visión y sus interpretaciones trataban de aplicar esas enseñanzas a la vida diaria.

En esta columna quiero hacerles llegar algunos párrafos importantes de ese libro, porque sus enseñanzas podrían cambiar no sólo el modo en que la mayoría de las personas ora, o pide lo que desea, sino también la manera en que logramos adquirir las cosas que deseamos, y hacer realidad nuestros sueños.

“Aprenda a orar”. Dice Neville. “Domine la oración y haga que su mundo se ajuste al ideal que desea experimentar. Deje de pensar en lo que sueña, y empiece a pensar DESDE lo que sueña. [los subrayados son míos]. Pensar DESDE el deseo cumplido es darse cuenta de lo que nunca experimentarás si continúas solamente soñando con ello.”

Y luego Neville sigue explicando: “Cuando usted se pone en el estado del deseo cumplido y piensa de ello, y está orando, de cierta forma su mente irracional no sabe que usted está soñando, y convertirá ese deseo en una realidad en su mundo. Usted puede ser el hombre o la mujer que quiere ser, cuando sabe cómo orar.”

Lo que quiere decir el escritor en ese párrafo es que cuando usted imagina vívidamente su deseo, ya sea salud, amor, una casa, una beca para su hijo, un mejor trabajo, o mayor salario, su mente (subconsciente) no sabe si es realidad; o mejor dicho, no sabe si ello existe en la realidad, o si es sólo un sueño. Y es que la mente subconsciente (Neville le llama irracional) es muy poderosa y puede crear todo tipo de milagros, pero no entiende nada de lógica, porque para lidiar con la lógica está la mente consciente. La mente consciente vive atada a sus límites, al qué dirán, a las reglas, a lo que cree que es posible… y existe para eso, para pensar lógicamente. Pero quien lo lleva a cabo es la mente subconsciente. Exactamente como cuando usted conduce su auto de un lugar a otro sin prestar atención a lo que está haciendo. Es su mente subconsciente la que ha evitado accidentes y le ha conducido sano y salvo a su destino.

Así, lo que Neville quiere decir es que cuando usted imagina con lujos de detalles, y con emoción genuina, lo que desea conseguir, y crea en su corazón un estado donde usted “siente” como se sentiría si ya lo hubiera conseguido, su mente subconsciente cree que ello es una realidad, que “aquello que usted desea” es ya suyo. Y como el subconsciente existe para lleva a cabo sus órdenes, no parará hasta hacer su sueño una realidad.

Ahora Neville trata de explicar en qué se basa lo que asegura:

“La oración es un movimiento psicológico”. Dice Neville. “Es el arte de pasar de un problema a su solución. Cuando un amigo me llama, y me habla de un problema, al colgar, yo paso del problema a su solución, y así le oigo decir [en su mente] que ahora el problema ya está resuelto.”

“La oración es movimiento”. Sigue explicando Neville. “Se trata de aprender a moverse hacia un cambio en su cuenta bancaria, en su estado civil, o en su mundo social. Aprenda a dominar el arte del movimiento, porque después de que usted se mueva, el cambio comienza a levantarse desde las profundidades. La técnica de la oración es el dominio de su movimiento interno. Si usted está viendo las cosas que le gustaría cambiar, muévase en su imaginación a la posición que ocuparía después que el cambio se haya llevado a cabo.”

De nuevo, lo que quiere decir Neville es que NO SUPLIQUES. Cuando quieras algo, no lo pidas, vívelo en tu imaginación, siente lo que sentirás cuando lo hayas logrado. Si necesitas más ventas, mírate en tu imaginación cerrando ventas, y tu subconsciente te enseñará cómo hacerlo, cómo lograr eso que tanto deseas. Si necesitas mejor salud, mírate en tu mente disfrutando de una maravillosa salud. ¿Quieres un nuevo auto? No lo pidas en tus oraciones, dale a Dios las gracias por haberte concedido tu deseo. Imagínate como te sentirás conduciendo ese lindo carro. Y pon manos a la obra, porque tu subconsciente, convencido de que ya lo tienes, te guiará hasta su consecución.

¿No es esto fascinante? Próximamente seguiremos hablando y haremos algunos ejercicios para aprender a “manifestar” nuestros deseos como verdaderos profesionales.

Más Ejercicios de Concentración

La semana pasada expusimos varios ejercicios de concentración. Si se los perdió, por favor, visite www.maydaochoa.com

Allí los encontrará, junto a otros ejercicios mentales.

Cuando usted concentra su pensamiento, aumenta su fuerza mental. Dijimos que la mayor parte de los pensamientos de una persona normal, son repetitivos, negativos e innecesarios. ¿Imagina la potencia de su mente si usted lograra entrenarla para que sus pensamientos sean creativos? ¡Muy pronto se convertiría en un genio!

Los siguientes ejercicios pueden resultar un poquito tediosos, pero son útiles para entrenarse. Si persiste descubrirá cuan valiosos son, ya que aumentan su poder de concentración.

Primero entrenemos al cuerpo para que aprenda a obedecer las órdenes de su mente. Para que se de cuenta de cómo su cuerpo y su mente andan por su lado, desconcentrados, haciendo lo que quieren, hagamos este ejercicio:

1- Siéntese en una silla. Mueva su pie derecho haciendo círculos en la dirección de las manecillas del reloj. Ahora trate de hacer círculos con su mano derecha, pero contrario a las manecillas del reloj. Verá que su pie se vuelve loco y cambia por si mismo de dirección. Si logró controlar su pie, déjemelo saber ¡usted es un genio!

Ahora entrenémonos para lograr el control de sus movimientos musculares. El siguiente ejercicio es especialmente bueno para ayudar a adquirir un perfecto control de los músculos y dominar su atención.

Ejercicio 2: Concéntrese en abrir y cerrar los puños

Siéntese cómodamente. Ponga su mano derecha frente a usted. Ciérrela haciendo un puño, el pulgar doblado sobre los dedos. Ahora fije su mirada y su atención en el puño por un rato. ¿Qué ve? ¿Qué siente? Ahora extienda gradualmente los dedos empezando por el pulgar, manteniendo toda su atención fija en el acto. Hágalo despacio, sintiendo todo lo que está pasando en el pulgar y la mano al hacerlo.

Extienda gradualmente cada uno de sus dedos, prestando gran atención a lo que hace y lo que siente al hacerlo. Ha quedado su mano abierta.

Ahora invierta el proceso, cerrando primero el último dedo que abrió, y así sucesivamente. Finalmente tendrá el puño de nuevo en su posición original con el pulgar cerrado sobre los dedos.

Ahora haga el mismo ejercicio con la mano izquierda .

¿Le pareció simple y tonto? Lo más probable es que le duela un poquito el brazo, sobre todo si es una persona mayor, quienes también se benefician por el ejercicio físico de mover los dedos.

Con esos ejercicios usted está entrenando sus músculos y sobre todo su atención. También le da control sobre su movimiento muscular. Si no mantiene la atención en cada movimiento de la mano el ejercicio pierde su valor.

El Secreto de cómo Conseguir lo que Deseas

SHARE