Advertisement

El Senado de Estados Unidos aprobó esta madrugada (20.12.2017) la bajada masiva de impuestos promovida por el presidente, Donald Trump, que está dirigida fundamentalmente a las grandes rentas y a las empresas. La reforma fiscal quedó aprobada con 51 votos a favor (todos republicanos) y 48 en contra, todos los demócratas.

Aunque el plan de los republicanos era que el Congreso aprobase este martes el proyecto, el voto que ya emitió la Cámara de Representantes deberá repetirse por la mañana, antes de que Trump pueda ratificar su reforma fiscal.

Advertisemen

A primera hora de la tarde, la Cámara de Representantes aprobó con 227 votos a favor (todos republicanos) y 203 en contra (los demócratas y 12 votos conservadores) el texto que habían acordado en proceso de conciliación los republicanos de ambas cámaras.

Se trata de la mayor bajada impositiva desde la que promovió en 1986 el expresidente Ronald Reagan. “Hoy es un gran día, no solo para la Casa Blanca, no solo para el Congreso, sino también para Estados Unidos”, aseguró en rueda de prensa la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, anticipando que el proyecto llegaría al escritorio de Trump esta misma noche.

“Histórico”

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, calificó el día de “histórico”, y afirmó que los republicanos están cumpliendo con su compromiso de “devolver a los estadounidenses su dinero”, ya que a su juicio, el actual código fiscal “castiga el trabajo duro”.

En un tuit posterior, el propio Trump felicitó a los líderes republicanos: “¡Felicidades a Paul Ryan, Kevin McCarthy, Kevin Brady, Steve Scalise, Cathy McMorris Rodgers y a todos los maravillosos republicanos de la Cámara que votaron a favor de recortar vuestros impuestos!”.