Advertisement

En muchísimas ocasiones pensamos que quienes están a nuestro alrededor no se percatan de lo que está sucediendo ni les interesa saber de qué se está hablando. Y, en muchas otras oportunidades, posiblemente sin estar interesados alcanzamos a escuchar conversaciones que, de momento no parecen llamativas pero que, sin embargo llaman la atención bien por la importancia del tema o por la forma en que se está tratando. Recientemente escuché a varias personas que hablaban de la situación actual: carestía de vida, desempleo, indiferencia familiar, aumento de divorcios, abuso doméstico, injusticias en el trabajo, traiciones, ausencia de sinceridad y derroche de críticas. Todo lo anterior me recordó una reflexión que leí hace algún tiempo y que pude ubicarla fácilmente. Mi deseo es compartirla, dice así:

“Hoy tenemos edificios más altos y autopistas más anchas, temperamentos más cortos y puntos de vista más estrechos. Gustamos más pero disfrutamos menos.

Advertisemen

Tenemos casas más grandes, pero familias más chicas. Tenemos más compromisos

Pero menos tiempo. Tenemos más conocimientos, pero menos criterio. Tenemos más medicinas y menos…salud. Hemos multiplicado nuestras posesiones pero hemos reducido nuestros valores.

Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado. Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior. Algunos tienen mayores ingresos y menos valores morales. Vemos casas muy lindas, pero más hogares rotos.

Deberíamos poner en práctica: No guardar nada para una ocasión especial porque cada día que vivimos es especial. Lee más. Admira la vista sin fijarte en las malas hierbas.

Pasa más tiempo con tu familia y con tus amigos (si es que los tienes) Ve a los sitios que más te gusten. Usa tus copas de cristal, no guardes tu mejor perfume, no te prives de sonreír, comparte con alegría, escribe y envía las cartas que prometiste.

No dudes en ofrecer una sonrisa, en decir “gracias’, en pedir perdón o en concederlo,

No maquilles tu fachada mientras tu interior esté pálido y sombrío. ¡cámbialo por un

jardín florido”!

Entre líneas