Home Cápsulas por José Luis Pérez‏ “Fecha muy especial”

“Fecha muy especial”

SHARE

En el año 1910, en Dinamarca se celebraba la Conferencia Internacional de Mujeres; ocasión que fue aprovechada por una ilustrísima dama llamada Clara Zetkin, (no hay relación

alguna entre esta distinguida dama y nuestra ya conocida amiga Clara); para exponer valiosos argumentos en contra de la discriminación femenina. No fue una tarea fácil;  pero

finalmente se logró, se hizo justicia, tenía que ser así. Explicó la señora Zetkin, ante una

nutrida audiencia, cómo en el año 1857 un numeroso grupo de obreras de una factoría de la

ciudad de Nueva York se había declarado en huelga para exigir mejores tratos; pues cobra-

ban salarios miserables y trabajaban como esclavas hasta 16 horas diarias. Aquella fue la primera chispa maravillosa e incendiaria que provocó un fuego insofocable.  Hoy la situa-

ción es distinta, ha cambiado notablemente, aunque todavía queda mucho camino por trillar; pero hay que reconocer que el avance ha sido gigantesco, sorprendente, consolador. Se

ha demostrado que la mujer puede realizar cualquier clase de trabajo; ya sea profesional,

técnico o de artes manuales en esta contemporánea y súper complicada sociedad en que nos

ha tocado convivir. Dios, en su infinita bondad y sabiduría creó al hombre y a la mujer para que crecieran juntos, uno al lado del otro uniendo esfuerzos y talentos para hacer que esta

vida terrenal sea más agradable y llevadera. ¿No lo crees tú así, mi estima Clara? Ahora si

me refiero a la Clara de acá, la que siempre está alegre, la que nunca he visto triste, la que

siempre contagia con su sonrisa encantadora. Pues bien; finalmente la recompensa llegó, el

ingente esfuerzo no fue en vano, el triunfo culminó con la determinación de las Naciones Unidas de que el sexo femenino sea honrado  con todos los honores que merece, celebrando

el día 8 de marzo de cada año el “DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER”.

¡En hora buena, hacendosas y abnegadas mujeres del mundo entero! Para ustedes mi más encomiable respeto y admiración. Ustedes son la sal de la tierra, la alegría de la sociedad. Sin ustedes estaríamos en un aburrido jardín sin flores, un mar sin olas, un panal sin miel ni

encantadoras abejitas, un oasis sin palmeras ni agua. ¡Ay…qué triste sería este mundo

sin ustedes encantadoras criaturas! Dios, nuestro buen Dios creó al hombre; lo observó de-

tenidamente y exclamó ¡caramba, esto se puede mejorar notablemente y ZAS: creó a la mu-

jer! Entre todos los nombres que tenia escogió uno muy especial: esta obra maravillosa sa-

lida directamente de mis manos será conocida por todos con el simpático y dulce nombre de:

EVA.¡Interesante! ¿verdad? Claro que sí, ellas ocupan un lugar privilegiado en la historia de la humanidad. ¡Felicidades mil, distinguidas criaturas!

Nota bene.  San Agustín dijo: “El amor todo lo puede; ama, y haz lo que quieras”

FINIS CORONAT OPUS

Para comentarios; favor llamar a José Luis Pérez al 561 622 4478.

“Fecha muy especial”

SHARE