SHARE

Era una noche perfecta, los fuegos artificiales magníficos, los niños lanzaban guijarros al mar. Cuando terminó el espectáculo nos levantamos y fuimos a las escaleras, todos apretados, cuando de repente, a lo lejos, se oyó un ruido. Un segundo más y un enorme camión blanco se lanzó a toda velocidad contra la multitud. Este camión pasó a pocos metros de mí y ni siquiera me di cuenta. Vi que los cuerpos volaban como si fuesen bolos. Escuché ruidos, gritos que no olvidaré en mi vida. A mi alrededor, solo existía el pánico. La gente corría, gritaba, lloraba. Solo pasaron unos segundos pero me parecieron una eternidad. “¿Dónde está mi hijo? ¿Dónde está mi hijo?”, escuchaba a mi alrededor.

El testimonio de horror pertenece a Damien Allemand, periodista del servicio digital Nice Matin, a quien la muerte rozó anoche, en las celebraciones del Día Nacional de Francia, en el Paseo de los Ingleses de Niza.

En esta ciudad el terror volvió a golpear a Francia. Ochenta personas, según últimos datos ofrecidos por el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, murieron atropelladas por un tráiler blanco durante los festejos del 14 de julio, fiesta nacional francesa. Dieciocho se encuentran en estado crítico.
El vehículo atropelló a gran velocidad y a lo largo de casi dos kilómetros a grupos de personas que habían acudido a ver los fuegos artificiales, dejando un reguero de muerte y escenas de pánico a su paso.

El conductor fue abatido por disparos de la policía, según informó el Ministerio del Interior. Un medio local informó que el conductor era un francés de origen tunecino de 31 años. La policía descartó el rumor inicial que había tomado rehenes.

El presidente de la región, Christian Estrosi, indicó que el autor del atentado llevaba el camión cargado con armas.

Brandet, en declaraciones al canal “BFM TV” señaló que las investigaciones se centran ahora en ese hombre y “sobre eventuales cómplices”, aunque negó que hubiese ningún grupo de hombres armados en Niza, tal y como se informó.

El terror se apoderó de Francia. En las redes sociales se emitieron videos con víctimas regadas por el suelo y escenas de caos y pánico.

En el ataque, una “gran personalidad” de la policía nacional murió en el presunto atentado terrorista cometido al filo de la medianoche, informó Christian Estrosi.

Estrosi no detalló la identidad de este alto cargo policial, hasta que no se confirme la información. Calificó el acto como “el peor drama que nuestra ciudad y nuestra región han conocido en su historia contemporánea”.

“Hay varios niños”
El presidente francés, François Hollande, regresó de urgencia a París procedente de Aviñón para participar en el comité de crisis reunido en el Ministerio del Interior, informó el Palacio del Elíseo.

François Hollande informó que entre los muertos del atentado hay “varios niños”, y señaló que su autor había actuado con “la intención de matar, aplastar y masacrar”.Agregó que “no se puede negar el carácter terrorista” del atentado perpetrado en Niza.

En la madrugada, Hollande anunció que prolongará el estado de emergencia, que debía expirar el próximo 26 de julio, tres meses más, y lo someterá al voto del Parlamento de aquí a la semana que viene.

“Toda Francia está bajo la amenaza del terrorismo islamista”, tras haberlo sufrido en París el año pasado, señaló Hollande, en una clara alusión al posible carácter yihadista del ataque de Niza.

Entre las medidas a corto plazo, además de la prolongación del estado de emergencia, el presidente Hollande también anunció que se mantendrá a alto nivel la Operación Sentinel, que permite movilizar a 10.000 militares.

François Hollande también anunció su decisión de “llamar a la reserva operacional” para reforzar a los gendarmes y a la policía nacional, especialmente en el control de las fronteras.

Fiesta por el Día Nacional de Francia se convirtió en una noche de terror

SHARE