Home Actualidades Fiscal Eric Holder renuncia; Obama elogia su “lealtad”

Fiscal Eric Holder renuncia; Obama elogia su “lealtad”

SHARE

Odiado por muchos pero venerado por tantos más, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, anunció este jueves que abandonará su cargo tras seis años al frente de esta importante cartera en la administración del presidente Barack Obama.

Holder, el primer afroamericano en ocupar este puesto, era también uno entre solo tres funcionarios del equipo original que conformó Obama tras ganar la Casa Blanca en el 2008 (los otros dos son el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, y el de Educación, Arne Ducan).

Como era de esperarse la Casa Blanca se regó en elogios y agradecimientos para un hombre que muchas veces obró como ¨pararrayos¨ en las agrias disputas del presidente con los republicanos en el Congreso. Especialmente en temas relacionados a la raza y la protección de derechos políticos para los ciudadanos de color.

“Los logros de Holder suponen un legado histórico para los derechos civiles y para la restauración del sistema criminal de justicia. Revitalizó la división de Derechos Civiles del Departamento, protegió los derechos de la comunidad LGBT, juzgó con éxito a terroristas y luchó de forma incansable por proteger el voto de las minorías¨, dijo la Casa Blanca al referirse a su gestión.

Holder, sin embargo, no abandonará el cargo de inmediato pues debe esperar a que Obama le nombre un sucesor y a que el Senado lo confirme.

Ese proceso, en teoría, sería rápido pues los demócratas quieren aprovechar que aún poseen el control de la Cámara Alta para así despejar el nombramiento de alguien cercano a sus ideales. Pero los republicanos, que le apuestan a recuperar el Senado en las elecciones de noviembre próximo, podrían obstaculizar el proceso de nominación.
Aun así, odian tanto a Holder que podrían confirmar a alguien no de su total agrado con tal de ver salir al Fiscal lo más pronto posible.

Entre los que suenan figuran Donald Verrilli, actual abogado de la Casa Blanca ante la Corte Suprema de Justicia, y la ex consejera Kathryn Ruemmler. También el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick y Loretta Lynch, la Fiscal para el Distrito Este de Nueva York.

Holder levantó ampollas entre la oposición casi desde el comienzo, cuando catalogó a Estados Unidos como una ¨nación de cobardes¨ por negarse a enfrentar su historia de discriminación racial.

Pero también por su empeño en llevar ante estrados judiciales del país a los detenidos en la cárcel de Guantánamo, Cuba. Algo que a la postre no pudo conseguir y dificultó el cierre de esta prisión militar.

Pero quizá el caso que más roces le valió con los republicanos fue el que desató Rápido y Furioso, una frustrada operación de la DEA y el Buró para el Alcohol, el Tabaco y las Armas de Fuego (ambas dependencias de la Fiscalía).

La idea era facilitar la venta y luego el tráfico de un cargamento de 2.000 armas hacia México para así dar con los cabecillas de una organización. Pero las autoridades le perdieron la pista al cargamento y dos de estas terminaron usadas en el asesinato de Brian Terry, un agente de la Patrulla Fronteriza.

Desde que se reveló el incidente, en el 2011, los republicanos no habían parado de pedir la cabeza de Holder.
En el 2012, y tras decenas de audiencias e investigaciones, la Cámara de Representantes lo declaró en desacato por negarse a entregar documentos relacionados con la operación. Una mancha gris en el legado de Holder, pues nunca antes en la historia se había castigado así a un Fiscal General.

Para Obama los ataques contra Holder eran parte del juego republicano por debilitar su presidencia. Y aunque el Fiscal le expresó en muchas ocasiones su interés en renunciar, el Presidente solo lo permitió cuando estuvo claro que no lo hacía por las presiones de sus rivales políticos.

De hecho, Holder sale en un punto alto pues muchos aplaudieron su gestión en el manejo de la crisis en Ferguson, Missouri, donde el mes pasado estallaron violentos disturbios tras la muerte de un adolescente negro a manos de un policía blanco.

SHARE