SHARE

Un acelerado primer fin de semana de los playoff de la NBA, con ocho partidos en 33 horas, ya es historia.

Veamos algunas de las principales conclusiones que hemos tomado de los primeros partidos de series de ronda de apertura en la liga:

Ganador: La defensa de los Houston Rockets

Perdedor: La defensa del Oklahoma City Thunder

La primera ronda del anticipado enfrentamiento entre los principales candidatos al MVP James Harden y Russell Westbrook decisivamente fue en la dirección de Harden. Harden anotó 37 puntos y aportó nueve asistencias en un esfuerzo ofensivo típico de su talento y calidad, mientras que Westbrook tuvo momentos difíciles tratando de convertir tiros, yéndose de 3-12 dentro del arco y de 3-11 más allá de la línea de 3. La estrella del Thunder igualmente perdió nueve balones y quedó a tres asistencias de tener su primer triple-doble de los playoff aparte de su récord de temporada regular de 42. La actuación del resto de bases de los equipos inclinaron la balanza aún más a favor de los Rockets. Por una noche, Patrick Beverley fue prácticamente a la par de Harden. Beverley pasó la mayor parte del encuentro acosando a Westbrook con su presión defensiva y aún tuvo suficiente energía para anotar 21 puntos (tope de su carrera en juegos de playoff) y tomar 10 rebotes. El compañero de la defensa de Westbrook, Víctor Oladipo, falló 11 de sus 12 intentos de tiro y la totalidad de sus intentos de cestas de 3 (seis). Mientras la defensiva de Houston, compuesta por candidatos al Mejor Sexto Hombre como Eric Gordon y Lou Williams, tuvo una noche relativamente tranquila, los Rockets pudieron irrumpir con un triunfo por 31 puntos de forma dominante.

Perdedor: La idea que los Cavaliers se encenderían defensivamente al arrancar los playoff.

La victoria 18 de forma consecutiva para el equipo de LeBron James en un partido de primera ronda de playoff fue la más cerrada, teniendo que luchar para que C.J. Miles fallase un tiro en pleno silbato final (más al respecto luego) para contener a los Indiana Pacers en casa.

Como ha sido el caso durante la segunda mitad de la temporada, los Cavaliers tuvieron dificultades defensivas. Los 118.9 puntos por cada 100 posesiones que anotaron los Pacers fueron el cuarto rating ofensivo más alto del fin de semana de apertura de playoff y un 12.3 más que el promedio obtenido por Indiana durante la campaña regular. La ofensiva de Cleveland fue suficientemente buena como para sobrevivir a una defensiva mediocre en su juego inicial de playoffs. Sin embargo, llegará el momento en el cual los Cavaliers tendrán que conseguir detener a los contrarios a fin de asegurar las victorias.

Ganador: El valor de cambios para Jimmy Butler

Al comandar a los Chicago Bulls en su victoria sobre Boston, Butler mostró por qué podría ser la pieza que ponga a los Celtics u otro equipo en la cima, haciendo jugadas clave en ambos lados de la cancha. Butler anotó la mitad de sus 30 puntos en el periodo final y también hizo un bloqueo crucial contra Isaiah Thomas en las etapas decisivas, la cual desinfló a Thomas y catapultó a Chicago.

Con Butler jugando tan bien y los Bulls mostrándose lo suficientemente competitivos para robarse un juego en la carretera, el precio a pedir por él en caso sea canjeado este verano está condenado a aumentar sustancialmente.

Perdedor: La habilidad de los Celtics para anotar sin Isaiah Thomas

A pesar del impacto emocional provocado por la pérdida de su hermana en un accidente de tránsito un día antes, Isaiah Thomas pudo llevar su éxito en la temporada regular a los playoff, anotando 33 puntos (aporte máximo del partido) con disparos eficientes (10-18). Los Celtics superaron a Chicago por 12 puntos durante los 38 minutos de acción de Thomas. Sin embargo, tuvieron un promedio atroz de menos 16 en los 10 minutos que pasó sentado en la banca.

Esa diferencia fue la continuación de una tendencia presente durante todo el año. Luego del receso de Juego de Estrellas, Boston promedió apenas 93.8 puntos por cada 100 posesiones con Thomas en la banca, 20 puntos menos que lo anotado con él en el tabloncillo, de acuerdo a NBA.com/Stats. Si los Celtics van a superar su derrota del Juego 1 y avanzar aún más en los playoff, tendrán que buscar una forma de convertir canastas sin Thomas.

Ganador: El coach del Utah Jazz Quin Snyder

Perdedor: El coach de los Indiana Pacers Nate McMillan

Si bien las situaciones no fueron idénticas, Snyder y McMillan tomaron decisiones distintas con respecto a si se debía tomar un tiempo fuera en los partidos de sus equipos, con resultados diferentes.

Luego que los Pacers forzaron a LeBron James a fallar un disparo con 20.0 segundos en el reloj, McMillan tomó el tiempo fuera final de su equipo a fin de preparar una jugada. Los Cavaliers usaron una falta para recortar ese tiempo a la mitad, y le quitaron el balón a Paul George de sus manos, forzando a Miles a un salto dificultoso para lanzar después de un drible en el silbato final.

Ese mismo sábado, Snyder dejó que su equipo jugase sin un tiempo fuera luego que una cesta de Chris Paul empatase las acciones a 95 puntos por cada lado, faltando 13.1 segundos. Utah nunca titubeó, dándole el balón a Joe Johnson, quien astutamente pudo conseguir que le cambiasen una cortina en contra de Joe Ingles a Jamal Crawford. Johnson pudo pasar a Crawford y anotó en pleno silbato.

En el caso de Snyder, la decisión de jugar sin receso fue más sencilla por dos razones. El detener la acción habría permitido al entrenador de los Clippers Doc Rivers a sustituir a Crawford por el stopper defensivo Luc Mbah a Moute, y Snyder podría haber diseñado una jugada en el receso previo, asumiendo que el encuentro estuviera empatado porque de lo contrario los Clippers hubiesen hecho una falla intencional. Los Pacers no tenían tiempo extra a fin de prepararse para la jugada final.

Dos tiros son apenas una muestra muy pequeña. Si Johnson hubiese fallado, es posible que Snyder fuera criticado por no llamar a un receso a fin de organizarse. Pero la limitada evidencia sugiere que los equipos están probablemente mejor sin llamar a recesos a menos que sea totalmente necesario avanzar el balón a la mitad de la cancha en los segundos finales.

Aparte, las críticas que oimos a la última jugada de Indiana (George quejándose que debió haber tomado la oportunidad final) suenan irrelevantes. De acuerdo a la investigación de ESPN Stats & Information, George tiene de 2-31 de por vida en tiros para empatar un encuentro o tomar ventaja en los 15 segundos finales, un total que seguro incluye muchos intentos desesperados pero refleja lo difícil que es para una estrella el poder anotar en estas situaciones con una defensiva apareada en su contra. Los Pacers no ejecutaron lo suficientemente bien luego que George dejó el balón, pero un tiro abierto de un jugador cualquiera es mejor que uno forzado por parte de George.

Ganador: El núcleo joven de los Milwaukee Bucks

Al colocar como titulares a los novatos Malcolm Brogdon y Thon Maker en el triunfo del sábado en Toronto, de acuerdo a ESPN Stats & Info, los Bucks se convirtieron en el primer equipo en colocar en el quinteto abridor a un par de jugadores en su primer año en un choque de playoff desde los Golden State Warriors de 2013 (Los Warriors usaron en el curso de su carrera de playoff a tres en total: Harrison Barnes, Festus Ezeli y un hombre de segunda ronda en el draft llamado Draymond Green.)

Si bien esa estadística es un poco engañosa, considerando que el rol de titular de Maker es algo protocolar por naturaleza (apenas jugó 15 minutos en el Juego 1), Milwaukee aún ostenta tener cinco jugadores de 25 años de edad o menores, y Greg Monroe, de 26, fue el hombre más longevo de los Bucks con más de 10 minutos de acción el sábado. Comandados por una actuación completa por parte de Giannis Antetokounmpo, los jovenes de Milwaukee jugaron con una madurez mayor a la que prometen sus años en un partido que le ofreció a los aficionados de los Bucks una alentadora mirada a su futuro.

Perdedores: Los Raptors en el Juego 1, de nuevo.

Maticemos el éxito de Milwaukee con el hecho que a este punto ya casi podemos poner una derrota en casa de Toronto el sábado en el Juego 1 de la primera ronda marcada en el calendario. Ya son cuatro años en los cuales esta extraña tendencia ha ocurrido, cuando otros equipos que han celebrado el Juego 1 en casa tienen récord en sus aperturas de playoff de 22-6 (.786) de acuerdo a la investigación de ESPN Stats & Info.

Basado en el diferencial de puntos de la temporada regular de los Raptors y sus oponentes, esperaríamos cerca de un 0.4 por ciento (o 1 en 238) de oportunidades que Toronto pierda cuatro juegos de apertura de playoff en casa de forma consecutiva, y esto de forma aleatoria (y 1 en 880 si incluimos el perder ante el Miami Heat en el Juego 1 de las semifinales de conferencia del año pasado). Ahora, obviamente, es muy claro que algo mucho más que el azar está afectando a los Raptors en los playoff, bien sea la salud de Kyle Lowry o que el estilo del equipo no se traslada de forma positiva a la postemporada. Y eso ha sido particularmente cierto en los Juegos iniciales de los playoff durante los últimos años.

SHARE