SHARE

Un grupo de turistas se divertía lanzando alimentos a un lobo marino, en Richmond, Canadá.

En tierra firme, una niña y su familia observaban el espectáculo.

La menor se sentó en la orilla del muelle y repentinamente fue arrastrada al mar por el animal.

SHARE