Advertisement

Hubo varios momentos que quedaran para el recuerdo en la edición 75 de los Globos de Oro. Uno de ellos fue el triunfo de Guillermo del Toro como Mejor Director por su película The Shape of Water. Es el tercer mexicano en lograr esa distinción. Su discurso de agradecimiento emocionó a los presentes en el hotel Beverly Hilton, Los Ángeles. Es más, cuando pusieron la música para hacer entender que se había acabado el tiempo, Del Toro dijo: “Paren la música, me ha tomado 25 años llegar aquí, denme un minuto”. Y el público se puso de pie.

Sin duda la ceremonia de premiación estuvo marcada por el discurso femenino contra los abusos y la señal de rechazo a todos los casos que han salido a la luz en el último tiempo, encabezadas por Haervey Weinstein en la industria cinematográfica. En ese contexto, la actriz Natalie Portman, que presentó el premio a Mejor Director, también aportó su grano de arena: antes de dar a conocer al ganador entre el mexicano y Martin McDonagh, Ridley Scott, Steven Spielberg y Christopher Nolan, afirmó: “And here are the all male nominees” (Y aquí están todos los hombres nominados), poniendo énfasis en que no había ni una directora compitiendo. Del Toro se mostró un poco incómodo mientras aplaudía.

Advertisemen

En el discurso del director, Del Toro apeló a su infancia y la importancia que han tenido los monstruos dentro de su desarrollo artístico: “Desde niño he sido fiel a los monstruos. Me han salvado y absuelto, porque creo que los monstruos son los santos patrones de nuestras imperfecciones y nos permiten la posibilidad de fallar y seguir adelante. Durante años he elaborado historias de color, luces y sombras y en muchas instancias, en tres ocasiones especiales, estas historias me han salvado la vida”, agradeció.

“Como directores, estas cosas no se crean sólo en la filmografías; nosotros hacemos un pacto con un demonio al que damos nuestra vida por un registro fílmico”. Fue entonces cuando la música de final de discurso comenzó a sonar y Del Toro la frenó: “Paren la música. Me ha tomado 25 años. Denme un minuto”.