SHARE

A sus 36 años y tras superar una rotura del tendón de Aquiles y una fractura de rodilla, Kobe Bryant regresó a la NBA en partido oficial con una clara derrota en casa frente a los Rockets de un brillante James Harden.

Sin embargo, cualquier aspecto del encuentro quedó eclipsado por la grave lesión en la pierna derecha del novato californiano Julius Randle. Elegido en el séptimo puesto del sorteo universitario, Randle, en su debut profesional, logró 2 puntos en los 14 minutos que disputó.

Harden firmó 32 puntos y Howard aportó 13 tantos y 11 rebotes en el primer duelo del pívot contra Bryant desde su salida de la franquicia californiana en verano de 2013. Bryant, por su parte, se quedó en 19 puntos.

La tensión entre ambos se palpaba desde el primer instante. Justo antes del salto inicial, Bryant abrazó a Harden y saludó afectuosamente a su excompañero Trevor Ariza, pero ni siquiera desvió la mirada para saludar a Howard, que tuvo que soportar la marejada del Staples Center (“Howard sucks!”) cada vez que tocaba el balón.

Más adelante ambos protagonizaron un pique dialéctico que acabó con técnicas para cada uno.

De poco sirvió a los Lakers que Howard cometiera dos faltas en menos de cinco minutos y se marchara al banquillo, porque para entonces Houston les doblaba en el marcador (9-18) debido a su anárquico juego ofensivo, que derivaba en constantes fallos de cara al aro.

La segunda unidad angelina, dirigida por un Jordan Clarkson más acertado que Jeremy Lin, dio algo de aire al conjunto de Byron Scott (19-24), pero dos triples seguidos de Jason Terry, sumados al acierto desde el perímetro de Harden y Ariza, mantenían el colchón al término de un primer periodo (19-31) donde los locales certificaron un 24 por ciento de acierto en el tiro.

Esa tendencia no sólo continuó sino que fue en aumento (31-49) ante una defensa más preocupada por alejar a Howard del aro que de frenar la rápida y eficaz distribución de balón a cargo de los Rockets. Aunque hubo una ligera reacción liderada por Bryant con un parcial de 7-0, el hundimiento angelino se certificaba al descanso (45-62).

Los problemas del equipo resultaban evidentes. La falta de un director de juego sólido -negado Lin-, la inconsistencia de su principal pareja interior -Carlos Boozer y Jordan Hill, lejos de ser una amenaza- y la renuncia casi manifiesta al tiro exterior.

A pesar de ello, los Rockets sufren sin Howard. Así se volvió a demostrar cuando los Lakers se colocaron a 7 mediado el tercer cuarto (59-66) aprovechando la ausencia del pívot con su cuarta falta. Ese fue el primer momento en que Lin encontró espacios suficientes para penetrar y asistir.

También fue el último. El conjunto de Kevin McHale aprovechó la mayor solidez de sus reservas -destacado Kostas Papanikolaou- para irse con 69-85 a falta un cuarto, una renta que fue en aumento y que provocó el hartazgo del público.

Los pocos que se quedaron hasta el final fueron testigos de la lesión de Randle, un golpe terrible para las esperanzas de los angelinos esta temporada.
Leer más: http://www.mundodeportivo.com/20141029/90-108-harden-brilla-en-el-regreso-oficial-de-bryant-y-randle-se-lesiona_54418373470.html#ixzz3HXLvIj9y
Síguenos en: https://twitter.com/@mundodeportivo | http://facebook.com/MundoDeportivo.com

Harden brilla en el regreso oficial de Bryant y Randle se lesiona

SHARE