SHARE

Por Rafi Escudero

Me asusta cuando, en el análisis semanal que comparto con todos mis hermanos, los hechos confirman mi más negativa opinión acerca de la manera en que funciona la ultraderecha de nuestro país. Nos usan y nos desechan a su antojo.

El pasado 8 de marzo, Grover Norquist, el influyente conservador, presidente del grupo “Americanos Pro Reforma Contributiva” (Americans for Tax Reform) declaró que hay solamente seis republicanos que podrían disputarse la candidatura a la presidencia de los Estados Unidos.

Componen su lista los gobernadores Chris Christie,  de Nueva Jersey, Scott Walker, de Wisconsin, Bobby Jindal de Louisiana, Rick Perry de Texas, el ex -gobernador de la Florida, Jeb Bush  y Rand Paul, senador por el estado de Kentucky.

Dice míster Norquist que la razón principal por la que estos seis son sus favoritos es porque tienen la capacidad para obtener el dinero para correr una campaña exitosa además de poder realizar una campaña “creíble” desde el principio hasta el final. Cree Norquist que cualquiera de estos seis podría ganar la presidencia de los Estados Unidos.

Como notarán la lista de míster Norquist deja completamente fuera tanto a Ted Cruz como a Marco Rubio, los dos senadores de origen hispano que le han servido de “frente de vanguardia” a la derecha del país en negación de sus raíces, a su origen y a nuestra gente, que es la suya.

De Rand Paul, el único senador en la lista dijo que está incluido su nombre porque ha sabido hacer movimientos “sabios” y su nombre es usualmente reconocido por el público en general.

Dice además Norquist que si cualquier legislación es aprobada por el senado, dicha aprobación implica que Cruz y Rubio votaron a favor. No acusa a Rand Paul, quien no ha votado a favor de ninguna, repito… ninguna ley bajo la consideración del senado de los Estados Unidos.

La regla principal de elegibilidad de Norquist parece ser la de no haber movido un dedo a favor del pueblo americano durante los cuatro años de la presidencia de Obama.

A fin de cuentas, míster Norquist,  uno de los principales donantes del GOP, cuya opinión pesa en el partido republicano, al son de cómo pesan los “billetes” que levanta, acaba de confirmar lo que hemos venido diciendo en varias columnas de opinión. Cruz y Rubio, hispanos al fin, se convirtieron en los “muchachos de mandados” del Tea Party y la derecha… pero eso de entrar por la puerta ancha a disputarse la nominación para la presidencia… nonines…

No Hay Cama Pa’ Tanta Gente.

No Hay Cama Para Tanta Gente

SHARE