Home Noticias Henrique Capriles y su batalla por la democracia

Henrique Capriles y su batalla por la democracia

SHARE

Por David Pereda | La Republica

“Yo creo que es perfectamente apropiada”, dijo el presidente Pedro Pablo Kuczynski sobre su reunión con el líder venezolano Henrique Capriles. Luego del encuentro en la casa del mandatario, en San Isidro, ambos salieron a declarar a la prensa. “Yo apoyo la democracia, por eso me eligieron presidente”, alegó Kuczynski.

Sus palabras recordaron el último tramo en la campaña, cuando ganó votos al convocar a los peruanos a defender la democracia frente al riesgo de un regreso del fujimorismo al poder.

“Yo apoyo las buenas causas y él es parte de una buena causa”, agregó el mandatario.
No obstante, precisó que respetaba la no interferencia de un país en otro. Empero, destacó el artículo 72 de la Constitución venezolana, que permite la revocatoria, proceso que impulsa la oposición de ese país para someter a Nicolás Maduro a una posible retirada.

Capriles se mostró satisfecho. “Al presidente PPK amigo muchas gracias por habernos recibido en su casa. Quiero agradecerle a todo el pueblo peruano las muestras de solidaridad que hemos recibido en horas de visita”, expresó.

Era el fin de una jornada en que el venezolano fue la manzana de la discordia entre políticos de nuestro país. Una jornada que tuvo sus momentos más álgidos en el Congreso.

Empezó temprano, en el hotel Country, en San Isidro, donde Capriles se reunió con políticos peruanos. El evento fue convocado por el colectivo Amigos de Venezuela, que coordina el congresista aprista Jorge del Castillo. Estuvieron de Peruanos por el Kambio (PPK), Gilbert Violeta, Salvador Heresi y Guido Lombardi; del fujimorismo, Lourdes Alcorta y Cecilia Chacón; y de Acción Popular, Edmundo del Águila. Además, participaron Luis Solari, Fausto Alvarado, Luis Giampietri, entre otros.

Luego del encuentro, Capriles dio una conferencia de prensa. Allí incidió en que la única salida a la crisis de Venezuela era la revocatoria y destacó el giro del gobierno peruano, pues antes Ollanta Humala no lo recibía, y ahora Kuczynski “no tiene ni un mes en el poder y ya me recibe”.

Azuzado por los reporteros sobre la posición del Frente Amplio, que no quiso firmar la moción sobre Venezuela que impulsaron apristas, Capriles dijo que “quien dude que hay crisis en mi país, que vaya a ver, yo lo llevo, mañana salgo”.

El líder venezolano también sostuvo que era necesario relanzar Unasur. “Ha funcionado como un club de amigos que apañaba a Maduro”, dijo.

Anunció que pediría a Kuczynski una posición firme del Perú a favor del proceso revocatorio, en los diferentes organismos internacionales. Por las declaraciones de nuestro mandatario, lo habría logrado.

Cuando se le preguntó por el apoyo del fujimorismo, que nació de un régimen dictatorial, Capriles alegó: “El pueblo peruano se da a sus autoridades. No soy quién para opinar. Agradezco a todos”.

Luego de la conferencia, partió para el Congreso donde se reunió con la fujimorista Luz Salgado, titular del Legislativo. Luego subió a las galerías del hemiciclo para observar el pleno, donde se votaría la moción sobre Venezuela. Lo flanqueaban Del Castillo, el fujimorista Luis Galarreta, entre otros. No faltaron ‘selfies’.

Al iniciar la sesión, Salgado saludó la presencia de Capriles. Legisladores de varias bancadas aclamaron de pie. En el Frente Amplio, aplausos cumplidores de pocos, como Indira Huilca, llegaron al final.

Los voceros frenteamplistas Marco Arana y Marisa Glave subieron hasta donde estaba el venezolano. Lo saludaron y le entregaron la moción que la bancada izquierdista había presentado. Glave agregó: “Nosotros sabíamos de la reunión que tenían hoy. Sería interesante en algún momento conversar”. Capriles asintió.

Luego bajó a hablar a la prensa. “Esta moción (del Frente Amplio) para nada es contradictoria con la que aprobarán. Debe ser un tema interno de no querer ceder”, advirtió Capriles ante una sonrisa nerviosa de Del Castillo.

Al presentar su moción, Arana recordó el pasado dictatorial del fujimorismo y las denuncias de corrupción contra el Apra. Esto generó la protesta de estas bancadas.

Finalmente, se aprobó la moción de los apristas, suscrita por Fuerza Popular, PPK, Acción Popular, Alianza para el Progreso y Alianza Popular. Hubo 103 votos a favor, 12 en contra, 6 abstenciones y uno no votó. Del Castillo resaltó la división de los izquierdistas.

Con este respaldo, no tan lejos de la izquierda, Capriles partió a la casa del presidente. Y de allí a la dura Venezuela.

Henrique Capriles y su batalla por la democracia

SHARE