SHARE

La Conferencia Internacional sobre el Sida inició este domingo en Melbourne, Australia, con un minuto de silencio por los investigadores y activistas que murieron en el vuelo MH17 de Malaysia Airlines, derribado el 17 de julio en el este de Ucrania.

“Que nuestro silencio represente nuestra tristeza, nuestra indignación y nuestra solidaridad”, declaró la científica francesa Françoise Barre-Sinoussi, premio Nobel de medicina por el descubrimiento del virus.

Al menos 17 investigadores renombrados fallecieron en el atentado, reportó The New York Times, entre ellos Joep Lange, de 59 años, quien fue presidente de la Sociedad Internacional sobre el Sida (IAS, por sus siglas en inglés), organizadora de la conferencia mundial, de 2002 a 2004.

Lange fue pionero del acceso universal al tratamiento contra el VIH y, a través de su investigación, probó el efecto transformador en la vida de los enfermos que tiene el acceder a él, especialmente en los países en desarrollo.

Además de Lange, la IAS lamentó también la muerte de su compañera Jacqueline van Tongeren, directora de Comunicación del Instituto para la Salud y el Desarrollo Global de Ámsterdam (que Lange presidía) y miembro de Art AIDS; el vocero de la OMS Glenn Thomas; Pim de Kuijer y Martine de Schutter, de la organización STOP AIDS NOW!; y Lucie van Mens, miembro de The Female Health Company.

Amnistía Internacional informó que la activista Tessa van der Sande, de su sede en Holanda, viajaba también en el MH17, acompañada de su familia.

Cientos de participantes ataron lazos rojos, símbolo de la lucha contra el sida, en los paneles dedicados a los desaparecidos. El martes se realizará un velatorio en la plaza principal de Melbourne.

En los próximos cinco días se realizarán cientos de seminarios, conferencias y talleres sobre el impacto que ha dejado la pandemia en la salud, pero también en las costumbres, las leyes, la lucha contra la discriminación y los gobiernos de los países, desde el primer caso hace 33 años.

La Conferencia Internacional sobre el Sida reúne a cerca de 12 mil participantes -entre investigadores, expertos, médicos y activistas- de más de 200 países y persigue la promesa de vencer a esta epidemia que ha cobrado dos veces más vidas que la Primera Guerra Mundial.

Panorama mundial del sida

El número de muertes por sida en el mundo disminuyó en 2013, con 1.5 millones de muertos (-11.8 por ciento en un año), la disminución más importante desde el pico de 2005, según ONUSIDA, el programa que coordina las acciones de las diferentes agencias de la ONU sobre el tema.

Actualmente hay en el mundo 35 millones de personas infectadas, de las cuales 2.1 millones se contagiaron en 2013.

Los tratamientos antirretrovirales, que reprimen el virus del sida, el VIH, son cada vez más accesibles y se está explorando su uso preventivo.

En 2013, cerca de 13 millones de personas de los países pobres tenían acceso a estos antirretrovirales respecto a los 1.3 millones de 2005.

Esto se añade a las campañas en África subsahariana para promover la circuncisión masculina, que permite reducir notablemente el contagio sexual de los hombres.

Pero la conferencia también pretende transmitir la indignación por las leyes que estigmatizan la homosexualidad en África o a los consumidores de drogas en la ex Unión Soviética.

Desde el primer caso, en 1981, unas 78 millones de personas se han contagiado por el virus del sida que destruye el sistema inmunitario del cuerpo y lo deja vulnerable a varias enfermedades graves, entre ellas la tuberculosis y la pulmonía.

Con información de AFP

Honran a científicos muertos en el vuelo MH17

SHARE