Home Noticias Incendios en California dejan 17 muertos y miles de desplazados

Incendios en California dejan 17 muertos y miles de desplazados

SHARE

-Al menos 17 personas murieron y 1.500 hogares, negocios y otras estructuras han sido destruidas por 14 devastadores incendios que azotan a ocho condados del norte de California, dijeron las autoridades.

La oficina del Sheriff del condado de Sonoma reportó siete muertes por los incendios. Además, dos murieron en el incendio de Atlas en el condado de Napa, dijo un portavoz de CalFire. Una persona más murió en el incendio del Valle de Redwood en el condado de Mendocino.

La ciudad de Santa Rosa impuso un toque de queda a partir de las 6:45 p.m. del lunes hasta el amanecer del martes para evitar el saqueo de casas vacías en la zona de evacuación, dijo el jefe de policía de Santa Rosa, Craig Schwartz.

“Hemos tenido una serie de informes en las zonas de evacuación de personas que conducen alrededor del área con comportamiento sospechoso”, dijo Schwartz.

Las autoridades esperaban que los vientos dejen amainaran hoy luego de que mas de 100.000 acres han sido consumidos por las llamas.

El incendio de Tubbs cerca de Santa Rosa habia quemado más de 35.000 acres hasta las 6:40 de la mañana, dijo la supervisora ​​del Condado de Napa, Diane Dillon, durante una conferencia. Funcionarios dijeron que el otro gran incendio en el condado de Napa – Atlas Peak – había alcanzado 25.000 acres.

Antes de que sea demasiado tarde

Scott Lambert y su esposa estaban durmiendo en su casa al norte de Napa el domingo por la noche cuando despertaron al sonido de alarmas de fuego y gritos de “¡Fuera!”

En la puerta fueron recibidos por un viento cálido y un misterioso cielo nocturno lavado en naranja.

Lambert, de 76 años, y su esposa, Laura, tomaron algunas cosas y huyeron, primero a la bodega de un amigo y luego a una iglesia de la comunidad de Napa que se adapto como refugio de la Cruz Roja.

El humo pesado ahogó el aire y residuos de ceniza blanca cubrieron la zona el lunes por la mañana. Los Lambert se preocupaban por el destino de la casa que sus padres compraron hace tres décadas.

“Creo que el panorama es malo”, dijo Lambert, un hombre retirado de la industria petrolera y apasionado de la literatura inglesa. “Tenía mi biblioteca, miles de libros cuidadosamente seleccionados. Mi piano de cola. Mi música …”

El incendio llamado “Atlas peak” fue uno de los 14 incendios forestales que cortaron un devastador y mortal camino a través del norte de California el domingo por la noche.

Impulsados ​​por los devotos vientos, la tormenta de fuego mató al menos a 10 personas y destruyó 1.500 estructuras en ocho condados.

Siete muertes fueron reportadas en el condado de Sonoma, dos en el condado de Napa y una en el condado de Mendocino, según las autoridades.

A partir del lunes por la tarde, las llamas del este mortal incendio fueron clasificadas como el quinto más destructivo del estado y entre los 10 más mortíferos.

“Somos un condado fuerte”, dijo Shirlee Zane, Supervisora ​​del Condado de Sonoma. “Volveremos de esto, aunque en este momento lloramos.”

Funcionarios del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California dijeron que 17 grandes incendios forestales, incluyendo el incendio de las colinas de Anaheim en el sur de California, habían ennegrecido más de 94.000 acres en todo el estado. Tres cuartas partes de la superficie se encontraban en el norte.

Mark Williams, right, and friend Norina Wong, left, look over the destruction in a friends’ neighborhood off Fountaingrove Parkway in Santa Rosa.

(Brian van der Brug / Los Angeles Times)
Las llamas corrieron por el corazón de la región vinícola de California, reclamando casas, al menos una bodega y una lechería.

En Santa Rosa, el incendio de Tubbs derribó un vecindario entero, quemó un hotel Hilton, convirtió grandes almacenes en ruinas de humo y provocó la evacuación de dos hospitales, el Hospital Regional Sutter Santa Rosa y el Centro Médico Santa Rosa de Kaiser.

“A última hora de la noche, comenzando alrededor de las 10 en punto, tuvimos vientos de 50 a 60 mph que emergieron – realmente en toda la mitad norte del estado”, dijo el director de Cal Fire, Ken Pimlott.

“Cada chispa iba a encender una tragedia.”

Aunque las condiciones que alimentaron las llamas -los fuertes vientos del interior, la vegetación seca y la baja humedad- son más típicas en esta temporada en el sur de California, el norte ha visto su cuota de horribles incendios de otoño.

El segundo incendio más letal del estado es el incendio ocurrió en octubre de 1991 en las colinas de Oakland y Berkeley, que estalló en un domingo tranquilo y mató a 25 personas.

El sinestro llamado el “incendio de el túnel” también clasifica como el incendio forestal más destructivo en la historia de California, consumiendo 2.900 estructuras.

Hace dos años, el incendio del Valle rugió a través de los condados de Lake, Napa y Sonoma, matando a cuatro personas y destruyendo 1.995 edificios.

La escena del domingo por la noche, cuando Brenda Burke, de 55 años, huyó de su casa al norte de Napa “fue horrible”, dijo.

Ansiosa por averiguar si su casa sobrevivió, regresó el lunes por la mañana, pasando por casas destruidas por el fuego y césped convertido en cenizas.

Cuando llegó vio en llamas “de lo que parecía ser el frente de mi casa”.

Más tarde en el día se lanzó a trabajar como voluntaria en una organización de rescate de animales.

“Tengo lo que estoy usando ahora y mi perro y mi teléfono”, dijo. “Y tengo amigos y familia. Estaré bien.”

Alrededor de 45.000 personas carecían de servicio eléctrico y / o celular en los condados de Napa y Sonoma.

Los residentes acudieron al centro Napa para aprovechar el WiFi en un Starbucks, uno de los pocos negocios abiertos. El humo era tan espeso que la mayoría de los conductores encendían sus faros.

En el barrio de Coffey Park de Santa Rosa, Diana Wilder estaba fuera del montón de escombros que alguna vez fue su hogar.

“Quería quedarme con algo de mi casa”, dijo Wilder, de 53 años, quien es ama de casa.

Una caja fuerte y algunas macetas sobrevivieron entre los restos, pero no mucho más.

“Estuve rezando toda la noche, ‘Por favor, que mi casa, todavía esté allí'”, dijo Wilder, que pasó la noche del domingo con su marido en un estacionamiento de un supermercado.
Wilder volvió poro encontró solo restos calcinados y las chimeneas aun en pie en medio del cementerio de hogares.

Ella y su esposo compraron su casa en el 2000. Su pago mensual fue de $ 1,200. En estos días, duda de que pueda encontrar un apartamento por esa cantidad y planea vivir con su hermano hasta que se sepa qué hacer.

En un barrio, las casas a un lado de la calle apenas tenían eran una mancha. Al otro lado de la calle, quedaba poco más que restos chamuscados de la vida doméstica.

En el Parque Histórico Estatal Jack London en el condado de Sonoma, los guardabosques comenzaron a regar los tejados de edificios históricos mientras el fuego se acercaba.

Varios hogares en London Ranch Road, que conduce al parque, se quemaron hasta quedar en solo cenizas.

No fue sólo los fuertes vientos también era el tipo de vegetación lo que hizo que todo ardiera con mayor fuerza.

“Gran parte de la vegetación en esta zona son bosques de roble, por eso se propagó tan rápidamente”, dijo Pimlott.

Y pese a un invierno húmedo, Pimlott dijo que la vegetación todavía no se ha recuperado de la castigante sequía de California. Al final de la temporada seca del verano, todo lo que necesitaba era una chispa y vientos.

Las condiciones, dijo, eran “realmente explosivas”.

SHARE