Home Entretenimiento ‘Ingobernable’, la serie de Netflix con Kate del Castillo, te va a...

‘Ingobernable’, la serie de Netflix con Kate del Castillo, te va a atrapar

SHARE

La primera dama mexicana, Emilia Urquiza (Kate del Castillo), le pide el divorcio a su marido, el presidente Diego Nava (Erik Hayser). Él no quiere dárselo, va a verla, ambos se pelean y el presidente acaba cayendo del balcón de la habitación de hotel de su esposa, muriendo en el acto. Ella se da a la fuga y asegura que no lo ha matado. Medio país la está buscando, mientras la mujer intenta recomponer las piezas de aquello que ha pasado y evitar que la encuentren.

Si te sientes intrigado, deberías darle una oportunidad a Ingobernable. La nueva serie de Netflix es producida por Argos, casa productora mexicana especialista en telenovelas políticas, y creada por Epigmenio Ibarra, Verónica Velasco y Natasja Ybarra-Klor. Claro, el nombre que se destaca es el de Del Castillo, quien reaparece después de estar vinculada a la captura del narcotraficante Chapo Guzmán. En su papel de Emilia, la actriz se encarama en unos tacones de aguja imposibles, se enfunda en una falda lápiz y sale a la fuga de las fuerzas del orden. Esta primera dama parece tener destrezas de espía profesional y mucho estilo.

Ingobernable arranca con la muerte del presidente mexicano y no se detiene para respirar en ningún momento. Una de las mejores características de la serie es que no pretende darle todo masticado al espectador, que en todo momento tiene que intentar adivinar quién es el nuevo personaje que aparece en pantalla y cuál debe ser su relación con la primera dama. De esta forma conocemos a su hija (Alicia Jaziz), quien tiene un affaire con una mujer casada; al padre (Fernando Luján) de Emilia, que es también un importante empresario; a la niñera de sus hijos y mujer de confianza; al secretario de Gobernación mexicano (Álvaro Guerrero) y su extremadamente eficiente asistente (Eréndira Ibarra), una mujer que podría estar escondiendo algo; a un hombre (Alberto Guerra) que acaba de salir de la cárcel; y a una mujer (Aida López) que recibe la visita de la primera dama fugada en la mitad de la noche…

Cada uno de los tres episodios que Netflix puso a nuestra disposición y literalmente devoramos para escribir esta reseña concluyó en suspenso y nos dejó con ganas de ver más. Una fórmula ideal para una plataforma que favorece los maratones televisivos o binge watching.

Ingobernable además está escrita para evitar la exposición narrativa. Nada de largas conversaciones o secuencias cuyo único objetivo es informar al espectador del pasado de un personaje o cómo llegó allí. Los guionistas de la serie confían en que los televidentes podrán unir las piezas que van desvelando poco a poco. Por ejemplo, el programa de televisión que está viendo un personaje nos da una pista sobre el pasado de la primera dama y más adelante descubriremos otro detalle sobre su infancia gracias al programa de radio que escucha otro. En el tercer episodio, se recurre a los flashbacks para explicar cómo y por qué Nava decidió presentarse a las elecciones mexicanas. Se trata de una decisión narrativa mucho más acertada que si se hubiera incluido esa información en el primer episodio.

La solidez del guión se nota también en el número de intrigas que la serie consigue implantar. Después de ver sólo tres episodios, son muchos los misterios que queremos ver resueltos antes de que la temporada concluya. Entre las cosas que nos morimos por saber está el contenido de una tarjeta SD que Emilia tiene consigo la noche del crimen, más detalles sobre la muerte de su hermano cuando ambos eran unos niños, cómo podrá ayudarla un hacker que nos presentan en el segundo episodios y cuáles son los motivos detrás de todas las acciones de la asistente del secretario de gobernación en la que no sabemos si confiar del todo. Los escritores han sido generosos con el material de todos los personajes interpretados por un reparto amplio y de actores sólidos.

Y sí, no te preocupes, además de intriga política y muchas conspiraciones, tampoco faltan momentos para que nuestros personajes se tomen un respiro y podamos dar un vistazo a sus vidas amorosas.

Si el guión, su ritmo trepidante y su tono son acertados, la dirección de Ingobernable no dejó algunas dudas. Los dos primeros episodios están dirigidos por Pedro Pablo Ibarra. A pesar de que la pelea entre Emilia y el presidente fue realizada de forma muy realista, la elección de cámara lenta con música para realzar el drama del cuerpo inerte de Nava sobre el capó de un coche nos pareció un poco excesivo. Se trata de un momento que ya contenía mucho drama de por sí y, como espectador, queremos que la historia siga avanzando en lugar de pararse a decirnos lo que debemos sentir. La incorporación de un segundo director, José Luis García Agraz, en el tercer episodio, es bienvenida.

SHARE