Advertisement

En un artículo para la revista Wired, el director de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) Tom Wheeler dijo que su plan regularía el servicio de internet de la misma forma que el servicio telefónico, aplicando el Título II de la Ley de Comunicaciones de 1934.

Wheeler dijo que no usaría las nuevas regulaciones para decirle a las compañías cuánto cobrarle a los usuarios ni para establecer impuestos.

Advertisemen

La industria se opuso enérgicamente a esa posición, diciendo que sería solamente cuestión de tiempo para que las reglas se vuelvan más estrictas y desalienten la inversión.

“Mi propuesta garantiza los derechos de los usuarios de internet a ir a donde quieran, cuando quieran, y los derechos de los innovadores a introducir nuevos productos sin pedir permiso a nadie”, dijo Wheeler.

La FCC votará el 26 de febrero sobre la propuesta.

La neutralidad de internet es la idea de que los proveedores de internet no deben mover algún contenido a más velocidad que otro ni llegar a acuerdos pagados con compañías como Netflix para priorizar su flujo de datos.

El plan de Wheeler es un salto considerable hacia la regulación de internet en una industria que hasta ahora tuvo poca supervisión gubernamental.

Defensores de consumidores pelearon por reglas más estrictas como forma de mantener una internet gratis y abierta, mientras que críticos dicen que maniatar la industria reduciría la innovación y las inversiones.

El plan de Wheeler se acerca a lo que desea el presidente Barack Obama, que llamó a la FCC a aplicar el Título II.

Las grandes compañías de cable que suministran la mayoría de los servicios de banda ancha en el país dijeron que demandarán ante las cortes y que la FCC excede su autoridad.

Internet, a un paso de ser un servicio público en los EEUU