SHARE

Un par de días antes de su primera salida primaveral con los Bravos de Atlanta y a una semana de que los jugadores mexicanos se reporten al campamento de la selección que va al Clásico Mundial de Béisbol, el zurdo Jaime García sonó optimista de poder vestir la camiseta tricolor por primera vez en su vida.

García se encuentra en el roster oficial de México para la cuarta edición del Clásico Mundial, programado para celebrarse del 6 al 22 de marzo en seis ciudades de cuatro países. México será anfitrión de Italia, Puerto Rico y Venezuela en Guadalajara, Jalisco, del 9 al 13, en el Grupo D de la primera ronda.

“Es un honor que me hayan nombrado en el equipo, toda mi vida, creo que desde niño, los sueños más grandes que tuve fue, primero, llegar a las Grandes Ligas y ganar una Serie Mundial, algo que logré, y segundo, representar mi país, lo que hasta el momento no he tenido la fortuna”, dijo García el domingo a ESPN Digital en el Complejo Deportivo ESPN de Lake Buena Vista, la casa primaveral de los Bravos en Florida.

García es uno de los mejores lanzadores mexicanos activos en Grandes Ligas, pero se convirtió en una incógnita para la selección cuando fue transferido por los Cardenales de San Luis a los Bravos por tres prospectos en diciembre pasado. Fuera de San Luis por primera vez en sus 12 años de carrera profesional, la prioridad para García pasó a ser el adaptarse a su nueva organización.

Sin embargo, hay una gran posibilidad de que García lance para México, aunque es poco probable que se reporte a los entrenamientos que tendrá la selección del 6 al 8 de marzo en Peoria, Arizona. Si finalmente se dan todas las condiciones para que juegue en el Clásico Mundial, García se mantendría trabajando con los Bravos en Lake Buena Vista y viajaría de Florida a Jalisco para el torneo.

“Que me llamen y piensen en mi es un honor, una gran fortuna, porque soy orgullosamente mexicano ciento por ciento y con todo el gusto, con ganas de representarlo”, dijo.

García, de 30 años, tiene foja de 62-45 y efectividad de 3.57 en ocho temporadas en las ligas mayores, pero ha sido golpeado sin misericordia por las lesiones durante su carrera. El nativo de Reynosa, Tamaulipas, se sometió a una cirugía Tommy John del codo en el 2008, otra del manguito rotador del hombro en 2013 y en el 2014 tuvieron que realizarle una operación torácica para removerle una costilla y aliviar los dolores de nervios en su brazo izquierdo.

La temporada pasada, cuando tuvo foja de 10-13 y efectividad de 4.67, García realizó 30 aperturas por segunda ocasión en su carrera y lanzó 171.2 entradas, la mayor cantidad desde que laboró 194.2 en el 2011. El mexicano está programado para integrar la rotación abridora de los Bravos, junto al dominicano Bartolo Colón, el colombiano Julio Teherán y los norteamericanos R.A. Dickey y Mike Foltynewicz.

El miércoles, García, quien devengará $12 millones de dólares en el 2017, enfrentará a los Yankees de Nueva York en Tampa, Florida, en su debut primaveral con los Bravos.

“Me siento muy contento, agradecido con Dios por la oportunidad de estar con un equipo con tanta historia, agradecido con la directiva y contento con mis compañeros”, indicó García. “Estoy listo, mental y físicamente, para salir a hacer mi trabajo”.

“Fueron 12 años con los Cardenales, muchas experiencias bonitas. Siempre estaré agradecido con ese equipo por todos los momentos que viví allá, pero creo que aires nuevos, cosas nuevas, siempre son buenas para la carrera de un jugador”, remarcó García, quien fue escogido por los Cardenales en el sorteo colegial del 2005.

“Me siento contento con el cambio, me han recibido de maravilla. Ahora trataré de hacer mi trabajo y dar lo mejor para mi nuevo equipo”, apuntó el zurdo.

SHARE