Advertisement

El propietario de los Carolina Panthers, Jerry Richardson, pondrá a la franquicia a la venta al final de la temporada a raíz de las acusaciones en su contra que incluyen acoso sexual y el uso de insultos racistas hacia un cazatalentos que ya no es parte del equipo.

“No ha habido una misión más grande o un propósito mayor en mi vida que haber traído una franquicia de la NFL a Charlotte”, declaró Richardson este domingo mediante un comunicado. “Los obstáculos en aquel momento eran importantes y algunos incluso cuestionaron si nuestra comunidad podría o apoyaría un equipo de fútbol americano profesional. Pero siempre supe que si se le daba la oportunidad, las Carolinas estarían a la altura de las circunstancias”.

Advertisemen

Los Panthers alcanzaron acuerdos extrajudiciales con al menos cuatro ex empleados respecto a conducta inapropiada en el lugar de trabajo por parte de Richardson, de acuerdo a un reporte de Sports Illustrated.

La NFL ha atraído toda la investigación de conducta laboral inapropiada hacia Richardson a petición de los Panthers, quienes anunciaron el viernes que estaban investigando las acusaciones realizadas contra el propietario.

Richardson, de 81 años de edad, supuestamente realizó comentarios verbales en torno a la apariencia de las mujeres, tocó inapropiadamente a empleadas y realizó avances hacia mujeres que incluía la pregunta si podía rasurar sus piernas por ellas y darles masajes en los pies.

Junto con la acusación de insulto racial que llevó a un acuerdo extrajudicial con el cazador de talento, SI notó comentarios hechos por Richardson sobre la apariencia de jugadores afroamericanos y su amenaza de disciplinar a jugadores que tocaran temas sociales.

De acuerdo a SI, Richardson y los Panthers alcanzaron acuerdos confidenciales respecto a quejas que incluyeron cláusulas de no divulgación y no descrédito, el reporte de SI describe el valor de los acuerdos como “significativo”.